EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

30 marzo 2008

CUANDO LA NATURALEZA
Y LOS LIBROS

ME HABLAN





David GILMOUR-On an Island



Con los árboles me ocurre como con los libros… me miran… me hablan… y sin saber ni como ni por qué, me encuentro adoptando a los primeros de por vida y con los segundos instalados en las estanterías de mi casa.





Bueno… últimamente en cualquier rincón inhóspito, porque ya no caben los pobres… me refiero a los libros claro está, aunque de buena gana me traería alguno de “Mis árboles” a casa.






En el mundo de los árboles… me refiero al tema de las conversaciones con ellos, me adentré en primavera del 2006 de una manera tan peculiar, que sería un poco complicado de explicar por este medio.








De cualquier forma, aquellos árboles me marcaron y quedaron para siempre enlazados a mi alma a través de sus ramas.

La secuencia de mi encuentro con “Mi árbol”, el que siempre tendrá un lugar especial dentro de mí fue la siguiente:

Caminaba por un parque de árboles milenarios perdido en un rincón ... de un pueblecito perdido del norte de Burgos, cuando al fondo divisé una especie de abeto gigante que me llamaba a gritos…















Me acerqué lentamente y un viento suave comenzó a mover sus ramas en forma de abanico. Cuanto más me acercaba, más atraída me sentía por aquel árbol. Cuando llegué a su tronco, pasando por debajo de unas inmensas ramas que casi pegaban en el suelo, descubrí que una especie de asiento me estaba esperando.


De inmediato supe que el árbol que estaba buscando, era aquel.



Desde aquel día cada vez que visito “Mi Valle”, al atardecer me acerco a saludar a mis árboles y a charlar un rato con “Mi especial amigo-árbol” favorito entre todos ellos.










Y ahora vamos al tema de los libros, porque creo que es más peliagudo que el de los árboles.

Porque… como lo oís… los libros me hablan y me miran con carita de decir:

¿Serás capaz de dejarme aquí, rodeado de desconocidos, apilado, recto como una estaca, sin derecho a ser acariciado y a que mis páginas se abran y deleiten tu interior?

Incluso a veces se quejan… ¿Pero no ves lo gordito que está mi vecino de estantería que casi no me deja respirar?

O protestan por los contenidos de sus vecinos… que digo yo, que ya es el colmo de los colmos. Hace unos días me decía el último de Liniers… el dibujante argentino que acaba de publicar tras su éxito “Macanudo” su segundo libro “Conejo de viaje”:









¿Crees que hay derecho a que me hayan dejado aquí tirado como una colilla al lado de este ejemplar que debe de ser terrorífico?
! Imagínate! “El libro Tibetano de los Muertos” a saber de lo que habla.








Y claro chicos… es que así no se puede, porque una es buena y sensible y además siente pasión por los libros. Pero de eso a tener que cargar con cuantos ejemplares me digan unas palabrejas más o menos tiernas… COMO QUE NO…

De cualquier manera creo que en lo sucesivo tendré que ir a visitar mis librerías favoritas camuflada… peluca rubio platino… gafas de sol… (creo con esto bastará para despistarles)

Mi ama, en sus últimos años, siempre pedía mi compañía cuando quería comprar un libro. Decía que no se explicaba como entre miles elegía siempre el más adecuado para ella. Y he de decir, que mi ama nos ha dejado unos 3000 libros. Por lo tanto fueron muchas las veces que sus libros me hablaron desde los más extraños lugares, antes de ser trasladados a su casa.

Y es que mi ama, la pobre, no sabía que los libros me hablaban… Esta es una de esas cosas que jamás le dije . ¿Debí hacerlo?... No lo sé…

A la que si se lo pude contar fue a mi hija.

Tenía 8 años y nos encontrábamos cenando en el Rainforest Café de París… es un lugar mágico para los niños porque representa la selva con muchísimos animales articulados que cuando menos lo esperas se mueven, rugen, etc…

De pronto la niña, me mira con cara de cordero degollado y me dice señalando con su dedito una estantería repleta de peluches:

“Mami… mami, me tienes que comprar aquel peluche porque me ha hablado…”

Yo me dije: “Ya la hemos liado… como siempre la niña heredando lo que no debe”

Y es que la pobre ya había heredado los pies de la familia paterna, que son un poco especiales, todo hay que decirlo.

Le contesté: “Ya sabes que en casa no entran más peluches”, pero de todas maneras ¿a cual te refieres? Yo pensando que con lo blanda que en esos años era con ella, algo caería…

De pronto, se levanta y me señala… “AQUEL GORILA”. Yo no daba crédito. En toda la tienda no había peluche mayor… QUE AQUEL PRECIOSO GORILA.

Para esas alturas de la película, yo ya sabía donde iba a terminar el bicho, no obstante le pregunté: ¿Y que te ha dicho?... mas que nada en mi afán de averiguar hasta donde había heredado la niña mis poderes.

Y me contesta toda entera: “Nena… nena… porfi… porfi, llévame contigo a tu casita… que estoy ya cansado de pelearme con los elefantes, las jirafas y los monos que me hacen la vida imposible”

(Por cierto, lo de porfi… porfi… también es mío). Que por lo visto estos hijos, al final se apropian de todo y en este caso debe de tratarse de herencia genética de verdad, porque la frasecita en cuestión no acostumbro yo a decírsela a la niña, más bien la utilizo en otro tipo de situaciones…en las que mi niña interior sale a relucir… jugando por ejemplo…

Y claro… si el gorila le había hablado… ¿Quién era yo para romper aquel precioso diálogo?

Ni que decir tiene que viajó con nosotras, sentadito en el avión entre ambas. Abultaba más que la niña, que por aquello de la herencia materna, tampoco era rompetechos, aunque más tarde pegó un gran estirón, superando en la actualidad a la que escribe.

Ahora mismo, mientras escribo esto, el famoso gorila me mira desde lo alto de un armario. Porque esa es otra, 18 años comprando peluches y la niña se niega a desprenderse de uno solo. Porque claro está… con la gran mayoría de ellos existió un bello diálogo… y una vez más ¿Quién soy yo para romper semejantes relaciones?






Etiquetas:

52 Comments:

At 30/3/08 10:38 p. m., Blogger PIZARR said...

Tengo que decir que las fotos son todas mías.

También he de decirle a Camille que espero que me perdone por utilizar "El libro de los Muertos"...jajaj... pero es que me vino al pelo.

 
At 30/3/08 11:37 p. m., Blogger CecydeCecy said...

hola pizarr, y como dicen lo que se hereda no se roba...
en algo me siento identificada con tu escrito, porque cuando traigo algo a mi casa, me preguntan y eso?, ahh respondo lo vi nos miramos y supimos que teniamos que vivir juntos... asi estoy preparando otro estante para mis libros...

besos

 
At 30/3/08 11:48 p. m., Blogger odette farrell said...

HOLA!

Pues otra cosa en común...porque a mí también me llaman los árboles :) y los libros... tus libreros también se parecen a los mios, y ya ví cuánto libro de arte tienes!

Enhorabuena con tus herencias!

 
At 31/3/08 1:53 a. m., Blogger Gatadeangora said...

Me ha gustado muchisimo lo que has contado.A mi nunca me ha hablado nada que no pudiera hacerlo,pero a mi hija de pequeña,según ella,le hablaba todo bicho viviente,bueno lo de viviente es un decir porque quien le hablaban eran las piedrecitas del suelo los palitos,los muñecos,sobre todo los que les faltaba una pierna o un brazo ,era horroroso,no tenia que comprala nada,pero me subia a casa todo lo que según ella le decia,.."llevame llevame que estoy aqui solito",ademas nunca tiraba una cosa sola tenia que ir acompañado de otra,por ejemplo si tenia que desprenderse de un boli que estaba roto,rompia otro un poco, para tirarlos juntos.
Creo que aún tiene algo de eso,pues colecciona,zapatos,pantalones,bolsos, y no tira nada,lo tengo que hacer yo a escondidas...jaajajaa.
Besos grandes

 
At 31/3/08 2:09 a. m., Blogger flor de jacarandá said...

Me ha resultado muy simpática la hija de "gatadeangora" que solidaria y sensible es, romper algo y tirarlos juntos...que dulzura! jajaja

Yo he visto a muchas personas conversar con las plantas, yo todavía no he logrado esa conexión aunque sí con algunos libros. Y tomaré la frase de cecy en cuanto a "nos miramos y supimos que debíamos vivir juntos" es un encanto y responde a las preguntontas de quienes nos miran raro cuando nos ven llegar con nuevos habitantes al hogar.

 
At 31/3/08 2:26 a. m., Blogger Genín said...

Bueno, no parece grave como para hacertelo mirar...jajaja Ni a la nena tampoco...jajaja
Habrás aliviado las mesitas de noche...Espero...
Si, los arboles esos los conozco desde hace algún tiempo...
Malo seria que te hablaran chuletas, morcillas, cocidos, fabadas, junto con pasteles y ratas varios, y constantemente te digeran "Comeme, comeme...porfi"
Habria que trasladarte rodando...jajaja
Un beso y salud, Genín

 
At 31/3/08 2:28 a. m., Blogger Genín said...

Se coló lode "ratas", debiera decir "Tartas", sorry

 
At 31/3/08 7:13 a. m., Blogger ybris said...

Identificado con todo.
En mi recuerdo ya casi no caben más árboles.
En mi casa no entra ya ni un folio de perfil.
Y aún hay dos gorilas añosos de mis hijos y un gorila blanco enorme que mi nieta ha traído para jugar cuando viene.
Y es verdad: todos se quejan de las malas compañías que les rodean.

Besos.

 
At 31/3/08 8:08 a. m., Blogger TOROSALVAJE said...

Los árboles son mi delirio, yo entiendo perfectamente que se les abrace, para mí son la locura, me gustan los árboles gigantes, viejos, frondosos, árboles poderosos para cobijarse en ellos.

No tengo árbol preferido, me gustan todos.

Besos.

 
At 31/3/08 10:18 a. m., Anonymous lamamma said...

ayyyyyyy, ¡cómo me ha gustado tu herencia! ya la quisiera yo para mí. Por cierto, compartimos la pasión por los libros. A mí hablarme no me hablan, pero me da una penita que se me acumulen en el estante de los "libros por leer"... pero con dos pequeñajos por casa, el trabajo, el blog, un curso a distancia en el que también me he metido por esto de no aburrirme... pues mi ritmo de lectura ya no es el que era, lógicamente, y como el ritmo de compra apenas lo puedo reducir porque no puedo resistirme a que ciertos libros me llamen a gritos desde sus escaparates o sus estantes en las librerias (a ver si al final sí que me van a hablar a mí también) pues eso, que lo único que consigo es que se me acumulen tristemente las lecturas pendientes. Pero bueno, poco a poco voy avanzando. Ya he conseguido terminarme Firmin y un libro de cuentos de Carmen Posadas, que por ser cuentos cortos es apropiado para leer a ratitos y a saltos.

 
At 31/3/08 10:28 a. m., Blogger Nausicaa said...

:) Mis libros tambien conversan entre ellos, y los que me prestan siempre sueltan algun cotilleo de sus dueños, como son, les encanta la charla.

Muy interesante tu conversacion con los arboles, muchas tribus americanas aseguran que esas conversaciones existen, y no voy a ser yo quien les desmienta :D

 
At 31/3/08 1:32 p. m., Blogger Camille Stein said...

Te disculpo por utilizar "mi" libro tibetano favorito :)
Yo también apilo libros con la locura del coleccionista. Soy bibliómano y bibliófilo, unos vicios que ya no puedo erradicar. Los árboles también me llaman, es curioso que se hable de naturaleza muerta y muda... No se trataría mejor de aguzar el oído y saber escuchar ?
Y lo de las hojas de los árboles me lo callo, creo que roza la perversión :)
Pronto hablaremos más de los tibetanos y de su libro, creo que mañana mismo.
Tu paisaje de palabras y fotografías... Hermoso.

Un beso especial.

 
At 31/3/08 1:38 p. m., Anonymous calma said...

Cómo te entiendo pizzar, mi hija es también una calcamonía mía, a veces me acojona el parecido, tiene mis mismos gestos, manias, en fín..,, de traca.
Qué decir de los libros, son mi pasión, mis amigos, mis compñeros desde la infancia y mi alimento diario.
Bonitas fotos de tus árboles, a mi me gustan en otoño, me gusta la cadencia y esos ocres maravillosos.
Besos

 
At 31/3/08 3:41 p. m., Blogger -Pato- said...

Estaba pensando en lo mucho que nos parecemos vos y yo.

Me has dejado con una sonrisa despues de leerte :) gracias!

Amo tanto árboles como libros, son mi perdicion, junto con el acopio de música.

A mi tambien me hablan y me buscan y me persiguen diciéndome secretos y yo que no me puedo resistir.

Esto que te voy a contar es absolutamente cierto. Cero fantasía.
En el fondo de mi casa tengo varios árboles. Un limonero se había secado por completo, no lo pude salvar y pensé que iba a tener que sacarlo, porque daba pena verlo allí parado y moribundo. Estaba pensando en eso cuando me dijo "dame un abrazo" y yo me abalancé sobre él y no medí mi fuerza y bueno, casi nos caímos al piso.
Tronco de limonero y yo abrazados a punto de caer, por suerte pude evitar morir aplastada, porque era bastante grande.
Pero me pidió ese abrazo antes de morir, porque despues de eso se cayó solito.

Besos.

 
At 31/3/08 4:43 p. m., Blogger Tork said...

Observo las fotos de tu gran biblioteca y quedo fascinado, para ser franco no soy muy bueno para leer, pero me entretienen libros de ciencias, biología, heráldica, botánica, etc., pero prefiero estar más en contacto con la naturaleza y obviamente con todo lo que está relacionado con los árboles, arbustos, ríos, lagos, etc.
Y cuando leo realmente y si me interesa el tema, es cuando me llega algún trabajo de empaste o reparación de algún texto.
De herencia mis hijas adoptaron también lo mejor manera de escaparse y salir de excursión, de hecho me han acompañado en muchas de mis salidas, lo que realmente les ha servido para desarrollar su instinto de sobre vivencia y superar las incomodidades que se plantean en este tipo de actividades.
Me gustó tu entrada, súper entretenida.

Un beso Pizarr.

 
At 31/3/08 4:59 p. m., Blogger Aprendiza de risas said...

Precioso texto... ¡maravilloso!

Mi hijo tenía muchos peluches, pero también tenía problemas respiratorios de niño así que un día decidimos que teníamos que "deshacernos" de casi todos ellos, pues el polvo que acumulaban le era perjudical. Fue un trabajo muy DURO. Con todos tenía su apego especial. Los llevamos a Cáritas para que los repartieran en los juguetes de la campaña navideña de aquel año.
Pero me has dejado pensando... ¿alguno estará llamando a gritos a mi hijo, intentando recuperar sus conversaciones de cuando eran niños?

¡Qué dulce eres Pizarr, me encanta leerte!

Dejé unas flores en mi rincón... Elige la que quieras para ti.

Beso,

 
At 31/3/08 5:04 p. m., Blogger Sasian said...

Yo tengo una UVI de plantas. Todas las plantas que hay en las floristerias me hablan y me piden que las saque de allí. Y yo tengo que hacerlo. Pero, además, todas las plantas de amigos y compañeros medio secas acabo cuidándolas hasta que salen del peligro de morir (ahogadas o secas). No sé si tendrá algo que ver que les hablo como a mi hija.

En cuanto a los libros, no me hablan... pero se me insinuan de tal forma que acabo siempre con ellos en la mano. Una vez en casa, a veces, juegan al escondite conmigo, y buscándolos encuentro otro anterior que me había ganado la partida. Nos abrazamos y nos reencontramos.

En cuanto a los peluches, uf!, yo tengo un peluche de mi hija que esta recosido por todos los lados (un perro blanco precioso) pero que no puedo tirar. Según ella, sabe todos sus secretos, y le entiende...

Un beso.

 
At 31/3/08 5:14 p. m., Blogger Dédalus said...

He fisgado entre tus libros (bastaba con ampliar las fotos) y me ha sorprendido extraordinariamente la cantidad de libros de pintura que te acompañan. Ya te venía notando yo esa cierta erudición... y me ha agradado comprobar in situ (como quien dice) esa pasión tuya por el arte. Por el arte de frío.

Un beso, Meriyou.

 
At 31/3/08 6:50 p. m., Anonymous Codorníu said...

Abrazar árboles. Te cuento: una vez, hace años, asistí a un curso con un chamán boliviano de paso por aquí. Estuvimos por la sierra sintiendo el tacto de las cortezas con las manos, recostándonos sentados contra el tronco, hablándoles, escuchándo ese mundo que está ahí...

La Naturaleza siempre nos acoje cuando la necesitamos. ¡Y la necesitamos tanto!

Gracias por tus textos.
Un beso,

 
At 31/3/08 7:19 p. m., Blogger PIZARR said...

Bueno chicos, había decidido no contestar en mi propio blog, sino en el de cada uno. Para irme preparando para la falta de tiempo que se me avecina cuando cuelta a trabajar.

De hecho, siempre visito todos vuestros blogs. Pero lo que me ocurre es que cuando estoy en ellos, creo que lo que procede es comentar vuestras entradas y no me parece adecuado ponerme a hablar de la mía... ESTO ES UN LIO...porque hay veces que en mi entrada me habeis dejado una pregunta...

En realidad lo que de verdad me gusta es el intercambio de ideas sobre un mismo tema y esto solo se consigue en el propio blog del tema en cuestión y entre las personas que allí comentan. Pero por otro lado exige que el que ha comentado, vuelva de nuevo a leer lo que contesto, etc...

A la vista de los comentarios s eme ocurren tantas cosas que decir...

Ybris, Toro, Pato y Camille... creo que a los cuatro podría contaros mis experiencias con los árboles, sin riesgos a ser tachada de estar "PAYA"

A los demás quizás también pero es que de vuestras letras no se deduce ese algo especial...

Camille, no sabes como te entiendo respecto a lo de las hojas de los árboles... estamos en horario infantil...jajaja

Tork, si vieses las fotos de mi biblioteca de verdad ¿que dirías entonces? Las que colgué son del pasillo de casa... jajaj

Dédalus, pillín, usando la lupa ¿eh?... mira que no pasé el polvo antes de hacer las fotos...Por cierto, esos libros de arte que has visto con la lupa, son los digamos de bolsillo, por eso están en el pasillo. Los libros de arte de verdad, los tengo que leer o mirar más bien en un atril.

Ya puestos... Genin... las mesillas de noche que tu conoces ( por foto, no os vayais a creer eh...) están peor que antes.

NECESITO UNA CASA MAS GRANDE...JAJAJA

Por cierto, el detalle de la hija de Gata... Que encantoo... me ha recordado a la mía... es que no pueden tirar nada, a todo le ven utilidad y pasa lo que pasa, que no cabemos en casa dos gatos que somos, bueno... gatas.

No sigo, que me enrollo.

Os veo en vuestras casitas a todos.

UN MILLON DE BESOS

 
At 31/3/08 7:28 p. m., Blogger PIZARR said...

PEEEEEPE....a eso iba yo, pero no me atrevía de entrada a hablar de ello.

Mi amigo Genin, sabe lo que estos árboles que os presento y otros muchos que en entradas pasadas presenté han significado para mí.

Fué precisamente... un digamos Médico-chamán canadiense el que me enseñó a recuperar la energía perdida a partir de los árboles.

Y para que contarte sobre la búsqueda del árbol adecuado para cada cosa o para cada persona...

Menudo tema para charlarlo en ese parque de mis fotos, en el que había un palacete-posada rural que por desgracia ha cerrado. Lo peor es que lo ha comprado un particular y lo mismo se pone a construir adosados...

UN BESO, me ha encantado tu comentario. Veo que no soy un bicho raro.

 
At 31/3/08 8:06 p. m., Blogger Leo said...

De tal palo tal astilla. Claro, árboles que hablan, libros que hablan...,pues que querías, pues un gorila que habla.
Tu hija debe ser, la hija más feliz de la tierra.
Me gustó tu historia. Felicidades por tu blog. Lo seguieré.

Un saludo

 
At 31/3/08 8:20 p. m., Blogger PIZARR said...

Leo, menos mal que he pensado contestarte directamente pinchando tu nombre y me ha salido tu perfil, porque resulta que creía que eras otra persona con ese nombre.

Bienvenido a esta casa de Sueños, en la que como ves, cabe "casi" todo.

Ahora te visito

UN SALUDO

 
At 31/3/08 8:54 p. m., Blogger PIZARR said...

NAUSICAA, me ha sorprendido tu comentario, porque ya sabía yo que los libros prestados cotilleaban sobre sus dueños.

Me ocurre algo tremendo con los libros. Puedo prestar una joya y hasta olvidarme de que la presté... pero un libro...

Es que si son digamos buenos, no me parece adecuado porque cada cual los trata a su manera y yo en eso soy implacable.

Y si son corrientes, de bolsillo... pues casi peor, porque los marco, anoto cosas, los subrayo y claro, no me extraña que luego cotilleen... si saben más de mi que yo misma. Estos por descontado que no se los dejo a nadie. Prefiero comprar otro y regalarlo.

UN BESITO

 
At 1/4/08 12:02 a. m., Blogger odette farrell said...

Sí Dedalus, yo también estuve de curiosa y estaba fascinada de ver tanto libro bueno de Arquitectura, Pintura, Foto... lo que sí no ví fue al pintor Egon Schiele, te lo recomiendo Pizarr de verdad, es MARAVILLOSO!

Yo era igual con los libros, pero ahora que tengo que deshacerme de casi todo, que por cierto qué placer! me he vuelto más desapegada hasta con los libros! con los cuales ya pecaba de avara...confieso.

 
At 1/4/08 7:21 a. m., Blogger Lena said...

Pizarr...

y es que los árboles, los libros y los niños son sabios...hay que escucharlos siempre...

(seguro que sus pies son lindos...jajaja...solidaridad pura...de mis pies se burlan también....he llegado oír cosas como "menos mal que tiene mis pies y no los tuyos...en fin)

HERMOSO Post, Pizarr...y las fotos verdes....una belleza...

Un beso grande vuela a Bilbo.

 
At 1/4/08 9:24 a. m., Blogger Fair Lady said...

Hola guapa, gracias por venir a verme. Te dejo respuesta a tu duda:

Enlazar un bloguero:
Si es para incluirlo en la barra lateral, pinchas Add a Page Elemenent, seleccionas Configurar lista de vínculos y pegas la dirección del bloguero en URL, debajo pones el nombre.

Si es para añadirlo en una entrada, escribes el nombre del bloguero en el cuerpo del texo, lo seleccionas, pinchas el Link (un lazo con globo verde) y pegas la dirección URL del bloguero.

Espero que estas indicaciones te sirvan.

Un beso enorme

 
At 1/4/08 10:43 a. m., Blogger Lena said...

Olvidé aclararlo...

La entrevista es real...soy yo....

Un besito

 
At 1/4/08 3:21 p. m., Blogger Ñoco Le Bolo said...

Hay árboles que habitan en nosotros.
Dentro de mí vive un haya... pero esa ya es otra historia.
Ahora apunta los primeros brotes.

 
At 1/4/08 11:22 p. m., Blogger Camille Stein said...

Gracias por tus palabras. Creo que al final resultó una combinación muy agradable.
Ese poema pedía este mandala. No tuve que escoger. Él me escogió a mí. Ahora ya no me abandona.
Un beso y gracias por estar aquí.

 
At 2/4/08 3:57 a. m., Blogger Daniela said...

Pizarr...me gusta mucho tu forma de darnos a conocer tus experiencias. La niña tiene que ser muy feliz por tener a una madre tan comprensiva.

Los libros son para mí sagrados cuido mucho mi biblioteca y me darisa, porque cuando los voy ordenando me pasa como lo de tú ejemplo, que me perdone Camille, ya hice un comentario en su blog.
Eres genial, una vez más quedo atrapada con tus letras.
Besos.

 
At 2/4/08 6:07 a. m., Blogger El Dueño de los Cajones said...

tu espacio es mágico.

 
At 2/4/08 10:08 a. m., Blogger Leo said...

Hola Pizza: lo primero es decirte que me alegró verte por mi blog

Lo segundo es que lo que cuentas de tu relación con tus libros, es muy interesante. Me ha gustado mucho saberlo. Lo de tu hija pues que te voy a contar, que todo o casi todo se hereda, y no me extraña nada.

Pero te voy a decir un secreto, yo aún tengo mis muñecos, claro está que en mi época no habia peluches, pero si muñecos que muchos de ellos tengo. Incluso, hasta juguetes salen por alguna caja de recuerdos.

Y tercero, me he quedado sorprendida de ver mi nik. Yo me he tenido que parar a pensar si habia ya estado en este mensaje, jajajaja.

Besitos, guapa. Leo de Melilla.

 
At 2/4/08 10:36 a. m., Blogger PIZARR said...

Leo, pues eso me pasó cuando lo vi el otro día, creía que eras tú y al pinchar descubrí que era otra persona. No obstante fué un agradable encuentro.

Más bien te suelo leer por el foro, aunque no participe en él.

Me alegró verte bien. Supongo que poco a poco irás superando lo de tu hermana.

UN BESO GRANDE

 
At 2/4/08 11:28 a. m., Blogger Fair Lady said...

Hola guapa, estaba sacando el billete para ir a Bilbo, pero creo que este medio es más rápido, jajajaja

Te he respondido en mi blog, pero por si acaso:

Para añadir cualquier enlace a una entrada, primero tienes que copiar la URL, luego escribes el nombre corto y lo seleccionas, busca en la barra de herramientas por encima de la "entrada" una cadena con globo mundi verde, lo abres y pegas el URL, aceptar y ya está.

Prueba a ver, ya me dirás.
Besitos

 
At 2/4/08 3:28 p. m., Blogger Catalina Zentner said...

Pizarr, vengo desde mi mundo de sueños al tuyo y me encuentro con tu devoción por los libros y la Naturaleza, que comparto plenamente.
No tengo tantos libros como tú, pero seguiré insistiendo.

 
At 2/4/08 8:58 p. m., Blogger Airblue said...

Hummmmm, no sé, no sé.... si me ganas a libros. Tengo un montón, la mayoría en inglés, por mi hija, y de aeronáutica mejor no lo cuento, no cabe ni uno más. Lo que nunca he intentado es hablar con los cacharros voladores, no nos entenderíamos por el ruido, en cambio sí que hablo con mis plantas, son pocas, pero dicen que hay que hacerlo y he comprobado que cuando estoy fuera unos dias se ponen mustias. ¡Es cierto!, luego llego, las doy de beber, las suelto un piropo y reviven.

Hermoso valle.
Un beso Pizarr.

 
At 2/4/08 10:31 p. m., Blogger caramelo said...

así como nos reconocemos en nuestra madre, también pasa que nos reflejamos en las hijas, en sus gestos, sus palabras, gustos y expresiones, incluso las que no nos gustan en nosotras en ellas se ven hermosas!

así es, lo heredan todo y mientras más grandes mas se nota esa herencia.

¿te pasa que los árboles te lanzan hojas a manera de besos?

 
At 2/4/08 11:02 p. m., Blogger El búho rojo said...

Una excelente descripción de tu interior y para que negarlo... muy buenas las fotos.

la comunión con lo que te rodea, es participar en el todo.

Un beso.

 
At 3/4/08 1:02 a. m., Blogger Cucachispas said...

Hola Pizar me gusta mucho tu relato sobre los arboles y los libros, e escrito barios comentarios y nose por que no me entran saludos Chispas

 
At 3/4/08 11:43 a. m., Blogger Tanhäuser said...

Porfi, porfi, Pizarr, cuéntame más historias como ésta, que me enternecen hasta la médula.
Mil besos

 
At 3/4/08 10:01 p. m., Blogger Cucachispas said...

Espero que esta vez acierte, como ya e comentado que bonita istoria, en la que yo me identifico un poco sobre todo con los arboles,siempre an sido mi pasión sobre todo para trepar por ellos sentarme en sus ramas y la berdad que si que es facil comversar con ellos; todavía sigo con ansias de trepar aunque ya soy un tanto mallorcita. cuando me subo a un arbol me sale la niña que cuando salia de la escuela,solo teniamos prisa para ir a subir a ellos. Ahora en mi casa auque es pequeñita tengo un limonero que me da unos limones estupendos y un laurel del que cojo sus hojas para guisar apate de algunas plantas con sus flores sobre todo ahora en la primavera. De los libros ya no soy tan aficionada.si me gustan si que los leo con mucho interes, pero si ay algunos que no les cojo el ilo los abandono,Pizarr espero que escrivas mas istorias que nos encantan como dice (tanhauser)me enternecen..saludos Cucachispas

 
At 4/4/08 8:32 a. m., Blogger SAFIRO said...

Pizarr, es una hermosa entrada y el relato de tu hija, libros y árboles es encantador.
Te voy a narrar algo que ocurrió con un árbol, el mas frondoso y alto de mi parque, es un árbol de paltas(aguacate). Este árbol lo plantó mi abuelo, tiene más de 35 años, da suficiente fruta desde el mes de Abril para contentar a todos mis vecinos y amigos, cada fruta tiene un peso de 900 gramos promedio... ¡lo amo!
Un día veo una rama seca, de esto ya pasaron 4 años, y en menos de 10 días se secó el árbol. Mi tristeza era enorme y el paisaje desolador, fui a buscar a mi padre para que lo viera, mi galleguito querido me dice...¿vamos a mimarlo? y se abrazó al tronco gigante y me dijo que amaba a ese árbol, compró vitaminas...en verdad no sé que hizo. El palto empezó a brotar, dió ramas nuevas y hacen 2 años que nuevamente tiene fruta abundante.
Mi padre siempre acariciaba ese tronco, yo lo acaricio desde hacen tres años y solo le hablé cuando falleció mi padre y no sé por que lo hice.
Me dejé llevar.
Pizarr, gracias por tus palabras y visita.
Un abrazo!

 
At 4/4/08 3:17 p. m., Blogger Fair Lady said...

Mis hijas, de 7 y 8 años, se toman muy en serio conversar con sus peluches y muñecas, hasta me cuentan lo que les dicen sus muñecos!! Me encanta que tengan esa imaginación, jajaja

Cuando digo de hacer limpieza de juguetes me miran con cara sorprendida y dicen "pero mamá, no ves que son nuestros alumnos", y es que los ponen a todos en fila, como en el cole y les leen sus colección de cuentos uno a uno, jajajaja.

Me gusta esa actitud y vocación, comunican su interés por la lectura y sus pequeños conocimientos, aunque de momento sea a través de su mundo imaginario.

Un besito

 
At 7/4/08 9:44 p. m., Blogger Ana R said...

Para mi un libro es algo precioso que tambien atesoro aunque ya no se muy bien donde.Y los árboles me fascinan , todos los años planto unos cuantos , me parecen tan importantes como imprescindibles.Además tienen tantas similitudes con el ser humano, tantas...

Un abrazo

 
At 8/4/08 8:33 p. m., Blogger Vagamundo said...

Hubiera querido arrastrar conmigo todos los libros de mi vida. Incluso los heredados de mi abuelo y mi padre. Pero aun solo con los que no pude arrancar de mi piel y que me gritan desde sus cajas que los saque, que les busque la luz... es una pena. Los viajeros estan destinados a regar libros por el mundo.

 
At 11/4/08 1:55 p. m., Blogger La Maga said...

Linda historia, pensaba que era la única persona a la que le hablaban los libros.

 
At 15/4/08 5:25 p. m., Blogger Fantômas said...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por mi blog.

fantasmavelez.blogspot.com

Un abrazo.

 
At 19/4/08 7:04 p. m., Blogger JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA said...

Hola Pizarr:
Muy linda historia esta que nos cuentas. Me ha gustado mucho. Menos mal que a mi hija no le hablan los peluches, porque vivimos tan apretados, que o los peluches o nosotros. El libro de los muertos es muy bueno. Besitos:
Tadeo

 
At 23/4/08 4:01 p. m., Blogger Ñoco Le Bolo said...

Y ahora, los brotes del fresno me arropan...

 
At 9/6/08 1:36 a. m., Anonymous Silvia said...

¡Me ha encantado tu post Pizar!!

He de decirte que cada día que te leo me sorprendes más y me pareces una mujer más interesante

¡qué bonito que los libros y los árboles te hablen! ...Lo de tu valle encantado lo sabía, pero.... Eres una caja de sorpresas

muchos besos

Silvia

 
At 19/2/11 11:32 p. m., Anonymous Anónimo said...

hi, new to the site, thanks.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>