EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

22 septiembre 2008

SOBRE EL OTOÑO



-AURORA EN EL BOSQUE DE LLUVIA-
Música de relajación-OTOÑO-Bosque


A las 17:44 de este lunes de septiembre, ha comenzado oficialmente el otoño.

Es mi estación favorita. Los días son más cortos y las luces del sol se difuminan y comienzan a apagarse, son más tenues e invitan a la reflexión y el recogimiento.




Los atardeceres se cubren de nuevos tonos. Los árboles muestran su colorido más bello.

Atrás quedan los excesos del verano, el calor y esas luces excesivas que me ciegan.

Es en otoño cuando más me gusta perderme por los bosques y las veredas de mi Valle.




El otoño es la estación del abrazo. Por ello hay que llenar la casa de cosas que te abracen… velas, tonos cálidos y suaves mantas de algodón de los colores ocres y rojizos de la estación.

Hay que preparar la leña para la chimenea. ¿Que sería de mis otoños sin el fuego? Me encanta sentarme en el banco de madera que hay a un lado de la chimenea, al volver de mis paseos por el bosque.






Allí no hay televisión, no llega la línea telefónica y la cobertura de los móviles es casi inexistente.

A veces me pongo a leer delante de la chimenea y de pronto descubro que no estoy leyendo. Me paso las horas muertas mirando como chisporrotean los leños. Esa es una de mis mayores diversiones nocturnas. Nada como el fuego para meterme dentro. Para explorarme y reconocerme, o por lo menos intentarlo.



Después, cuando las luces comienzan a apagarse y la oscuridad cubre la peña que circunda mi Valle, me siento en el banco de piedra que bordea la fachada y me lleno de otoño…






Y observo la baranda de hierro que comunica el jardín trasero de la casa con el terreno de atrás. La baranda es como un puente que comunica ambos espacios, permitiendo el derecho de paso del ganado entre ambos.



Y en ella me apoyo y espero pacientemente hasta que ella aparece. Se llama PIPI y es una bonita urraca, que acostumbra a revolotear alrededor de la casa al atardecer para colarse en un descuido e intentar distraer cuanto objeto brillante y pequeño esté a su alcance. Como un niño travieso sale disparada de la casa con su trofeo en el pico y lo esconde en un rincón del porche trasero cuando piensa que nadie la ve.



Después le encanta posarse en el retrovisor de la furgoneta de mi hermano el bohemio, el artista… aparcada siempre delante de la casa. Desde allí nos mira altiva, como diciendo “aquí no pasa nada”



Este otoño va a ser diferente. El año pasado por estas fechas el paisaje era mucho menos verde pero el río bajaba desde el nacimiento, allí arriba en la montaña muy cercana a la casa cargado de agua.



Sin embargo, este otoño el paisaje luce verde en todo su esplendor, pero el río está completamente seco en su nacimiento principal. Las cascadas de agua han desaparecido. Habrá que esperar al invierno, las nieves y sus deshielos para recuperarlas. Para ver su caudal correr como otros años tuve que caminar por sus orillas varios kilómetros.



Cuando por fin la oscuridad invade mi entorno y apenas puedo ya adivinar ni el valle, ni la peña, ni los árboles, me cobijo entre los muros de piedra centenarios. Muros de más de 150 años y de casi dos metros, a los que mi hermano supo arrancar bellas ventanas.





Y allí en medio de la calma, descubro cada otoño que la naturaleza nunca deja de quererme


Descubro que mi YO más frágil y desvalido se fortalece y se calma en medio de ese otoño que no deja de sorprenderme cada año.




(Todas las fotos han sido hechas por mi y corresponden a los lugares que cito)

Etiquetas:

34 Comments:

At 23/9/08 4:43 a. m., Blogger siempreconhistorias said...

Me refiría Pizzar a esos enfadillos, sí, Si me haces llegar tu direcci´´on postal quisiera enviarte el que para mi es un libro imprescindible, bellísi, vital, teóricamente infantil. Tremendo. Creo que los he regalado quince veces (no exagero) desde que lo compré y, excepto a un amigo que pudo ser equivado, creo que se lo he regalado siempre a gente buena y sensible, como tú. Si me pasas tu dirección pues eso, creo que nuestro correo podrá encargarse de llegar a Bilbo antes del siete.
Cómo te envidio los paisaje y la forma en que los vivies.
Un abrazo, Izaskun

 
At 23/9/08 6:19 a. m., Blogger Lena said...

Ok.

Me de-rre-tí....

Hay tanta hermosura en tus paisajes internos y externos...

Tanta belleza en los muros, la piedra, la chimenea, el verde, el arroyo, el pájaro (que es de temeraria injusticia que se llame urraca...suerte que lo rebautizaste Pipi...)...

Yo quiero pedirle a la fortuna y a mi inconsciente que me hagan soñar con tus imagenes...

No puedo seguir soñando con Santiago Segura riñendome, sabiendo que existe tu valle....

Eso es tan injusto y temerario como llamar a ese pájaro tan lindo, urraca.

He dicho.

Un beso enorme, amiga, amiguísima...

 
At 23/9/08 7:43 a. m., Blogger mangeles said...

¡¡¡Que bonito!!! Que envidia!!!. Cualquier día me voy de okupa a ese lugar tan bello...me pido la casa y te dejo el valle para tí, parece que hay mucho sitio...

¿Te imaginas la fiesta-reunión-guateque que se puede montar alrededor de esa chimenea...?...

Ainss...

En serio, precio lugar para relajarse y pensar, y disfrutar con la familia y los amigos de momentos especiales.

Un beso muy fuerte. Y muchos ánimos.

Un beso también para tú hija.

 
At 23/9/08 8:06 a. m., Blogger TOROSALVAJE said...

Pizarr así no me extraña, eso es un otoño de primera división.

Gracias por este paseo, ha sido exquisito.

Que lo disfrutes.

Besos.

 
At 23/9/08 8:18 a. m., Blogger Poetiza said...

Me encanta el Otoño, que bellas fotografias. El Otoño siempre me trae recuerdos y con cada uno de ellos, cosas muevas. Un beso, cuidate mucho,

 
At 23/9/08 9:32 a. m., Blogger Nausicaa said...

Vives ahi??? Espectacular, los otoños son para estar en lugares como ese, como te envidio.

 
At 23/9/08 10:26 a. m., Blogger Ana said...

Qué maravilla Pizarr ¡¡¡
Y mira que es mi paisaje también pero en tu blog luce espléndido porque despierta en mis recuerdos el aroma y el cromatismo que nos invade a partir de ya mismo.
El otoño viste a los montes con sus mejores galas, pinceladas de ocres, verdes y marrones conjugados con todas las tonalidades de dorados.
Pasar por la autopista a la altura de Briviesca en el mes de noviembre es un lujo para todos los sentidos.
Y pasar las horas junto a la chimenea otra de mis pasiones.
Cómo disfruto leyéndote bihotza, despiertas mis nostalgias más queridas.
Muxus ilusos y soñadores.

 
At 23/9/08 3:04 p. m., Blogger JGG said...

El otoño es bonito, precioso, pero me quedo con el veranito, por cierto unas fotos preciosas.

 
At 23/9/08 3:27 p. m., Blogger RAMMSES said...

¡Que belleza!. Tu Otoño es mi Primavera en éste lado del mundo. Disfruto por igual los colores del Otoño, tienen ese aire de 'no se que'.
Me encantaron las fotos y descripciones me hacen desear, soñar, querer, añorar y disfrutar...
Un abrazo y beso.

 
At 23/9/08 3:58 p. m., Blogger -Pato- said...

Así no vale.

Así no.

Yo estaba esta mañana disfrutando mi primer día de primavera, porque hoy para mi empieza la primavera, dos días de atraso llevo, pero estaba en la estratósfera y me preparé unos mates, y salí a ver mis plantas y estaban relindas y claro dije si es primavera y los pajaritos (yo tengo unos palomos que parecen galinas de grandes) y estaban superfelices con su cucurrucucuuuuu paloma y claro dije, es primavera y pensé en sacar unos yuyitos que invaden el cesped y me distraje y terminé acá en la máquina mirando tu otoño y escuchando pajaritos que cantan mas que los de mi jardín y queriendo ha estar ahí con vos charlando y poniendo leña y que los mates te gusten (ya se que no) y que se haga la madrugada riendo ahí, en ese banco :)

Pizarrrrrrrrrr ahora me gusta mas el otoño que la primavera :((

¡¡Hacete cargo!!

Besos.

 
At 23/9/08 4:00 p. m., Blogger Nerim said...

Preciosas fotografías. A mi también me gusta mucho el otoño, de hecho es mi estación favorita.

 
At 23/9/08 5:26 p. m., Blogger El Secretario said...

Hola Pizarr.

Ese YO último ha puesto una guinda exquisita a esta entrada...

Nuestra chimenea también está situada en un rincón como esa tuya; hipnotizadora a base de fuego, distrae más que cualquier canal de TV; pero ¿por qué no pusiste troncos y no tablas de madera para la foto?

Parece que no, pero quita "encanto", aunque éste esté suplido con todo lo demás: palabras, fotos y..., la urraca.


Abrazo al calor de la lumbre.

 
At 23/9/08 9:02 p. m., Blogger El búho rojo said...

Un maravilloso retrato que, para qué negarlo, me llena de envidia... Quedaron demasiado atrás en el tiempo aquellos momentos donde siendo niño, en casa de mis abuelos, me pasaba horas frente al fuego de un pequeño hogar que servía de cocina y calefacción y donde no podía apartar la vista de ese hipnótico baile...

Desde luego, no hace falta tantas cosas como creemos, para poder ser feliz

Un beso Pizarr

 
At 23/9/08 10:59 p. m., Blogger Aprendiza de risas said...

Me enamoras. Con cada entrada que nos regalas, un poquito más cada día.

¡Cómo no me va a parecer el otoño la estación más linda del año! Sería imposible no elegirla entre las cuatro aun siendo aficionada a cualquiera de las otras. Tú la describes como nadie porque pones toda tu esencia en ella.

Tú, Pizarr, eres el otoño. Entera. Entero.

Las fotos, como tú, preciosas.

Ha sido un placer caminar por tu valle al ritmo de esta música tan delicada.

Te beso emocionada,

 
At 24/9/08 12:42 a. m., Blogger mia said...

Te he leído y sigo confundida

no me parece un otoño

tan lleno de carmesí,encendida

veo la leña,la luz embriaga

la desconexión halaga

y pintas tu nido tan cálido

que nadie cree que el árido

invierno,nos aguarda

detrás de tu bella postal

tu oda otoñal...


♥♥♥besos♥♥♥

 
At 24/9/08 12:46 a. m., Blogger Airblue said...

¿No has notado que te seguía?... pues me he colado en tu valle, he entrado en la casa y me he calentado un poco en la chimenea. Hace fresco en esas tierras, las conozco muy bien. Y a la "caradura" de la urraca también la he visto. Intenté hacer una foto a tu otoño pero es demasiado grande y no me llegaba el teleobjetivo, asi que subí a mi avioneta y desde arriba no sabes lo bien que se divisa todo el panorama de tu bosque, de tu otoño.

Un beso Pizzi. Tienes razón, es una estación preciosa.

 
At 24/9/08 2:42 a. m., Blogger Martin said...

Describir tu sentimiento, plasmarlo en este blog y mostrándo las imágenes, acompañado de esa música, solo puedo decir maravilloso, hermoso amiga.

Un besito Pizarr.

 
At 24/9/08 9:33 a. m., Blogger zooey said...

Es una maravilla Pizarr. Me gustaría tener un refugio como el tuyo, con el brillo único cada noche del fuego de la chimenea. Es un paisaje muy parecido al mío, por eso, he sentido que muy pronto volveré a notar el olor de suelos de hierba húmeda con hojas de castaño y laurel, laderas con el color rojizo de los hayedos en otoño, valles teñidos con la bruma de los verdes apagados. Un lugar así, como el que tú tienes donde está tu casa de piedra, es un privilegio. Como lo es también que
participar de las sensaciones que te causa y que nos transmites de esta forma tan preciosa. Gracias, Pizarr.
Un beso

 
At 24/9/08 8:39 p. m., Blogger la ventana said...

en ese mismo momento, al otro lado del mundo empesaba la primavera
aqui se nos viene a pasos agigantados el verano con una primavera que promete tener harto soly flores
te invito a mi blog a conocer a mi banda, subi un videaso de nosotros en vivo y esta rebueno
ojala te guste saludos

 
At 25/9/08 12:18 p. m., Anonymous Codorníu said...

Bueno, tú eres una privilegiada. Eso no es el otoño, eso es el cielo. Yo, en tu lugar, no sabría cuando es sueño y cuando vigilia. Me alegro un montón, amiga.

Un beso.

 
At 26/9/08 1:21 p. m., Blogger JAVIER said...

El otoño es una estacion bonita, la temperatura no incomoda por que siempre esta en el grado adecuado para una buena relajacion. Las fotos que acompañan el post esta igual de bellas como el texto.

Saludos desde Japon.

 
At 26/9/08 4:28 p. m., Blogger mangeles said...

Por cierto niña...el bicho mola un montón...con ese azúl maravilloso ...

¿cómo andas? ..

Feliz finde...besos

 
At 27/9/08 5:38 a. m., Blogger De Lirium soy said...

Comenzando el recorrido con la música, bellísima compañera, los ojos se maravillan con las imágenes y con las palabras. Aquí comienza la primavera, pero qué lindo poder vivir un otoño de ese modo.
Tu mirada sobre los lugares que te rodean es mágica, tu lenguaje nos hace percibir tu sensibilidad exquisita. Aquí estamos en primavera pero con vos disfrutamos también del otoño. Un beso grande.

 
At 27/9/08 9:15 p. m., Blogger La Maga said...

Ay, si yo tuviera una casa con chimenea y esas maravillosas vistas también me enamoraría del otoño. Pero se me cae el pelo como las hojas de los árboles y con mis cabellos se me va el alma a los píes.

Qué música tan maravillosa.

Besos otoñales.

 
At 28/9/08 10:59 p. m., Blogger Chousa da Alcandra said...

Es así como yo me pasmo mirando como la leña se consume en mi lareira en la que no hay televisión ni teléfono...Es así como, sin conocerte, te percibí cerca.
(Leí en voz alta tu post a mi gente para que vean que no solo yo estoy loco; y sabes la respuesta?: "Muy bonito, pero quien esto escribe también lo hace en un blog...". Seguiré mirando la leña ardiendo...)

Un bico

 
At 28/9/08 11:19 p. m., Blogger Gatadeangora said...

¡¡Que preciosidad de valle!!no me extraña que estes enamorada de él.
Espero que te encuentres bien.
Besitos

 
At 29/9/08 12:36 a. m., Blogger Cucachispas said...

Hay Pizar yo tambien digo lo mismo que Codorníu, eso no es otoño es el paraiso sin la mazana proivida ni la serpiente tentadora.Solo paz y belleza, que Dios te bendiga y que disfrutes de esa maravilla de la naturaleza. Muchos besotes Chispas

 
At 29/9/08 9:30 a. m., Blogger Ana said...

Vengo a dejarte un abrazo.
Feliz otoño para ti y tu hija.

Muxu bat.

 
At 29/9/08 7:37 p. m., Anonymous Anónimo said...

Precioso paisaje y muy buena prosa descriptiva la tuya. Acogedora chimenea y muros de los de antes.

Pero, en casi todo hay un pero, no puedo evitar pensar que en esos mismos paisajes y casas se esconden y traman asesinatos los hijosdeputa de la ETA.

Con lo cual la belleza innegable de los rojos otoñales de tu tierra se me antoja sangre de asesinados. Muchas veces ante la pasividad cobarde de gente que miraba para otro lado.

Saludos. Blueox

 
At 29/9/08 11:38 p. m., Blogger Luna Azul said...

Precioso valle, preciosa casa y precioso tu relato.
Es una maravilla leerte Pizarr, gracias por contarlo.

 
At 30/9/08 11:04 p. m., Blogger Ñoco Le Bolo said...

Es un placer dejar que los ojos recorran tus letras al tiempo que el regalo de unas relajantes notas te llenan de placidez.
Precisamente hoy apareció por primera vez el petirrojo que me trae el otño. Sé que vino antes, cuando no estaba, y que stuvo esperando el fin de mi camino.

Ahora recorro las fotos. Lugares que he recorrido, en los que el encuentro con la naturaleza difumina la dureza del verano.

Suerte tienes en tener ese otoño... y lo que le rodea.

 
At 2/10/08 10:31 p. m., Blogger MaleNa said...

Tus post son un largo camino por la belleza, no tengo duda, me quedan sensaciones en la piel siempre.
El otoño en tu mirada es una bella cosa, se tiñe de pincelas doradas.

Las fotos son una maravilla de ocres verdosos.

Un abrazo compañera.


MaLena.

 
At 4/10/08 4:03 a. m., Anonymous lully desnuda said...

Un post con hermosa naturaleza, suspiro, ella se roba mi espíritu.

Un abrazo amistoso!

 
At 5/10/08 10:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

Tu otoño es tan bello que cualquier otro paisaje real queda eclipsado por el surgido de tu exquisita sensibilidad...

:)

un beso

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>