EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

19 agosto 2008

5.- JUNTOS EN UNA ROMÁNTICA VELADA



“Los fuegos del atardecer llaman a la luna y hacen la señal del silencio para la noche de amor”.- André Suarés




Spente le stelle- EMMA SHAPLIN



Mi llegada debió de ser la última, porque tras de mi, el enorme portalón por el que había accedido al Palacio se cerró y al fondo de la gran sala en la que nos encontrábamos, se empezaron a mover los tabiques dando lugar a otra gran estancia al final de la cual se encontraba perfectamente dispuesta una orquesta. La orquesta cuya música había escuchado mientras subía la escalinata.

Pensé que de no haber llevado aquella máscara hubiese salido corriendo, porque creí ser incapaz de afrontar aquella velada yo sola entre tanto desconocido. Es increíble el efecto que puede tener una máscara sobre nosotros y nuestra forma de actuar. De alguna manera te aísla, te impide mostrar tu timidez y tus miedos. Por otro lado te hace más desinhibida de lo que habitualmente eres.Te permite ser, más como quisieras ser, que como realmente eres.



Necesitaba desesperadamente que mi enigmático anfitrión diese ya la cara, no podía esperar más. Los nervios empezaban de nuevo a hacer estragos cuando un esquelético demonio se me acercó por detrás, susurrándome al oído un… “Bienvenida a Venecia “.

Me volví bruscamente deseando descubrir por fin tras aquella máscara, una cara, una imagen, un cuerpo conocido. Sin embargo, ni la voz, ni la complexión física me recordaban a nadie.

Me limité a responder: Muchas gracias, ¿te conozco?

Me respondió con un escueto “creo que no, tan solo me he acercado a saludarte, porque te he visto llegar sola y porque siento verdadera pasión por el mundo oriental y tu caracterización de Geisha, es absolutamente perfecta. ¿Me permites acompañarte? "

Por un momento pensé en decirle que no estaba sola, que estaba acompañada, pero al mismo tiempo me dije que si mi enigmático caballero tardaba en darse a conocer, la velada sería más agradable estando acompañada. Acepté su compañía y comenzamos una entretenida charla sobre las circunstancias que a cada uno de nosotros nos habían llevado a Venecia en dicha fecha.



Lo primero que le pregunté fue su origen, porque estaba claro que era español, la ausencia total de acento extranjero así lo confirmaba. Me contó que formaba parte de un grupo de personas que invitadas por la Empresa X habían viajado a Italia, por eso en estos momentos estaban en Venecia, porque la fiesta era privada para los clientes de dicha empresa.

Por fin supe que mi desconocido amigo era C. ... Tenía que ser él.

C. forma parte de la dirección de una multinacional, con sede en el Pais Vasco. Dicha empresa acostumbra a realizar viajes una vez al año para agasajar a sus mejores clientes. Los directivos de la misma viajan siempre acompañándoles.

Por lo tanto, TENIA QUE TRATARSE DE C.

La verdad es que el tiempo que permanecí charlando con el diablillo se me hizo eterno, no hacía más que buscar entre las máscaras y los distintos disfraces a C. Pensaba una y otra vez de que podía haberse disfrazado y deduje, que le conocía menos de lo que él me conocía a mí. Porque a la hora de elegir mi disfraz no dudó ni un momento de cual elegiría yo. Sin embargo, yo no tenía ni idea de cual podía haber elegido él.

De pronto… tras un descanso de la orquesta, los músicos volvieron a ocupar sus lugares y tras unos breves minutos entonando y afinando sus instrumentos, empezaron de nuevo a tocar. Aquella música penetró en mi cerebro, no podía creerlo, por segunda vez en la misma noche, la música me trasladaba a románticos momentos vividos, en este caso con C. Se trataba de la melodía que Sam, el pianista del Ricks-Café, toca en la película Casablanca, titulada “El tiempo pasará “.

Recordé cuando había visto dicha película por última vez. Fue una madrugada de sábado, cuando tras cenar con C. en el Restaurante del Guggenheim, habíamos terminado la velada en mi casa, de manera totalmente inesperada, viendo dicha película.





As time goes by- CASABLANCA


A sigh is just a sigh

You must remember this

The fundamental things apply

As time goes by

And when two lovers woo,


They still say “love you”

On that you can rely

No matter what the future brings

As time goes by



Recuerda esto

Un beso no es más que un beso

Un suspiro no es más que un suspiro

Las cosas fundamentales se juntan

Mientras pasa el tiempo

Y cuando los amantes se cortejan

Aún dicen “Te quiero”

Puedes contar con eso

Traiga lo que traiga el futuro

Mientras pasa el tiempo


No pude pensar mucho más, mientras bailaba con mi desconocido diablillo, sin hacer apenas caso a cuanto me decía, observé a lo lejos, que un bellísimo Arlequín se dirigía hacia nosotros mirándome fijamente, de frente, con determinación. Su traje era una replica perfecta del que luce el arlequín de Picasso, dedicado a su hijo Paulo. Estaba elaborado en una especie de tela de seda, a base de rombos amarillos y azul añil, con los puños y cuellos confeccionados con bordados blancos perfectamente almidonados. En los pies unas manoletinas negras y en la cabeza un tocado similar al que luce el arlequín en dicho cuadro de Picasso.



Sin mediar palabra, se acercó a nosotros y susurró algo al oído del diablillo, que al instante se despidió de mí, con un escueto “Ha sido un placer acompañarte Pizarr mientras tu desconocido pretendiente te observaba en silencio “. No daba crédito a sus palabras, por lo visto era alguien enviado por él para hacerme más grata la espera. Quise contestarle, preguntarle, pero no fue posible.

El Arlequín me cogió por la cintura con fuerza, como evitando que pudiese desear marcharme y sin mediar palabra empezamos a bailar. Mi corazón latía a mil por hora. Por un lado sabía que se trataba de C. pero por otro dudaba, porque no había aún oído su voz y tampoco la vestimenta ayudaba, porque distorsionaba mucho el cuerpo, la altura incluso diría yo. Cerré los ojos, rodeé con mis brazos su cintura y me acurruqué, apoyando mi cabeza contra su pecho.

Tan solo dije “Por favor C. dime que quieres de mí… dime que pretendes conseguir con todo esto “

Acercó su cara hacia la mía y realizó un solo movimiento… me dio un maravilloso beso, uno de esos besos suyos que jamás nadie antes me había dado. Un beso suspiro.

Ese era el gesto que en su carta me anunciaba y que según él, haría posible que sin siquiera oír su voz yo supiese a ciencia cierta de quien se trataba.

El motivo por el cual, lo bauticé en su día como “El beso suspiro “, obedecía al hecho de que no es un beso que se da, sino que se trata de un beso que de alguna manera él recibe mientras lo da. Era un beso, en el que acercando sus labios al lóbulo de mi oreja, en lugar de depositarlos para besarla, se limitaba a inspirar aire, como en un auténtico suspiro, simplemente rozando de manera imperceptiva mi piel, mientras mis oídos recibían el sonido del aire que inspiraba. Por eso lo bauticé como el beso suspiro. Solo él podía dar un beso de manera semejante. Era un beso, que ineludiblemente siempre representaba el preámbulo de muchos más. Era un beso que te acariciaba y te transportaba como ningún otro beso, hacia esos otros besos por llegar.

Besos, que como diría mi amiga Calle pueden denominarse de mil maneras, el beso caracola, el beso nube, el beso árbol…, y mil besos más.

Besos como los definidos por mi amigo Dédalus de manera tan magistral en su entrada del 25 de abril pasado: “Sublimes, ingenuos, tibios, nerviosos; besos sustraídos en un descuido; besos rotos, delirantes, mudos, leves y apresurados; besos de fresas, granadas y cerezas, besos cárdenos, dulces como la malvasía…”


No necesité más, tan solo le pregunté: ¿Por que todo esto?

El tan solo me contestó:

“Porque me moría por perderme de nuevo entre tu piel “

“Porque todos mis esfuerzos, por seguir estando cerca de ti, resultaron inútiles“

“Porque sabía que aunque en su momento tu cabeza dominó a tu corazón, también sabía que hoy en este entorno, iba a ser tu corazón quien resultase vencedor”

“Porque necesitaba intentarlo por última vez”

Las siguientes horas dejaron de existir para ambos, bailamos sin parar toda la noche, hasta que las luces del alba empezaron a aparecer a través de las cristaleras.



Apenas cruzamos palabra a lo largo de la noche, tan solo las precisas para expresar lo que nuestros cuerpos y nuestros corazones estaban sintiendo en aquellos momentos.

Cuando comprendimos que la velada estaba tocando a su fin, nos miramos de nuevo a los ojos y me preguntó: ¿Y ahora que?

Tan solo le contesté: “De acuerdo, tres días, tres maravillosos días nuevamente a tu lado. Pero no puedo decirte que ocurrirá después entre nosotros. Sabes que las circunstancias que rodean mi vida me impiden prometerte nada en estos momentos.”

No me contestó, tan solo evitó que yo siguiera hablando, de alguna manera sabía que las palabras podían traer de nuevo la sensatez, la cordura y el sentido común a mi cabeza. Lo evitó poniendo su mano en mi boca, acompañando dicho gesto de un... "SSSSS No digas nada por favor”.




Venecia sin ti - FRANK POURCEL


Al término de los tres días, el jueves día 6 por la mañana, un vaporetto me recogió en la escalinata del hotel. C. ya había regresado al suyo hacía unas horas. Su viaje continuaba durante tres días más por el Norte de Italia con los invitados de la Empresa para la que trabaja.

Los vuelos hasta aterrizar de nuevo en el aeropuerto de Sondica, fueron los más tranquilos que jamás haya realizado, ni el miedo, ni la angustia que siempre me acompañan en un avión hicieron acto de presencia. Mi cabeza daba una y otra vez vueltas a cuanto había ocurrido en ese viaje. Me parecía que había salido de casa hacia una eternidad.



No quería pensar en el futuro, tan solo existía el presente. Ese presente que de pronto, cuando menos podía imaginar se había colado de nuevo en mi vida llenándola de aire fresco, de maravillosas sensaciones, no olvidadas, pero si de alguna manera archivadas en un rinconcito del disco duro de mi cerebro. En ese rinconcito en el que archivo todo lo bello que ocurre en mi vida, pero que por circunstancias de esa misma vida, acostumbra a no tener continuidad.

De esa manera puedo seguir adelante cada día. Porque sé que en cualquier momento, tan solo preciso encender el ordenador de mi cerebro y una vez localizado el archivo adecuado, pulsando intro, puedo volver a vivir de nuevo, cuanto quiera de aquello ya vivido.

Tras este viaje de una cosa estoy segura, por fin pude ver Venecia con los sentidos y no con la vista. Por fin pude sentirla con el corazón. Eso era lo que yo perseguía hacia años. Sus puestas de sol me acompañarán siempre.





Henry James, escribió en sus “Horas Italianas “, que solo viviendo día tras día en Venecia, podía sentirse la plenitud de su encanto, solo entonces el viajero permite, que la exquisita influencia de la ciudad se apodere de su espíritu.

Según él, Venecia tiene las variaciones de una mujer nerviosa, sólo se conoce cuando se han visto todos los aspectos de su belleza en profundidad. Tiene el espíritu alto o bajo, es gris o rosa, fresca o pálida, según el tiempo y según la hora en que se viva.

Yo, tan solo añadiría un detalle a las apreciaciones de Herry James…” Y según la compañía“.

Porque verdaderamente creo, que siendo muy importante el entorno en el que una historia de amor se desarrolle, no podemos olvidar que lo verdaderamente importante son sus protagonistas.



Bueno… amigos que habéis compartido esta romántica historia conmigo… se que ahora vendrán las inevitables preguntas:

¿Realidad o ficción mi historia?

¿Existen J. y C. realmente?

¿He estado alguna vez en mi vida en Venecia?

Será que deseé tan ardientemente una aventura como esta, que la imaginé vivamente… que sinceramente la SOÑE y me la creí… y por ello inevitablemente sucedió?????

33 Comments:

At 20/8/08 1:11 a. m., Blogger Ana said...

Prefiero que el misterio prevalezca, que la magia continúe, que el corazón venza a la razón y la realidad supere la imaginación.

Felicidades por lo bien elaboradas que han estado todas las entradas, documentadas en imágenes y definiciones, con magistral talento y sensualidad.

Un placer leerte, un goce descubrir tus encantos poéticos.

Muxu bat eta gero arte lastana.
Cuidate, seguiré esperando tus letras.

 
At 20/8/08 5:37 a. m., Blogger caramelo said...

las máscaras o los disfraces producen el efecto que describes, Pizarr y no sólo desinhiben sino que con ellos aparece ese yo lúdico de cada uno y no es que se deje de ser sino que se potencian otros aspectos de cada uno. Basta una vez para buscar esa sensación tan bonita por muchas más.

Tu historia al leerla se materializa, produce sensaciones y emociones y por eso es mágica y hermosa. Has logrado tenerme (tenernos) en suspenso, con ansias por seguirla. Dibujas Venecia, se la ve; se sienten a flor de piel tu aventura y ansias que junto a tu forma de narrar es lo que la enriquece y hace que cobre vida.

¿Si fue o no fue? no importa, Pizarr, se vive con fuerza...

Un beso y felices vacaciones,

 
At 20/8/08 5:40 a. m., Blogger Nunca Muere said...

Todos ocultamos un desconocido, y no sólo con una sóla máscara...pueden llegar hasta miles.
Me encantaría estar ahi.

 
At 20/8/08 7:18 a. m., Blogger MaleNa said...

Juro que no puedo llenarme de tantas imágenes, tanta belleza.

Me siento invadida por la hermosura. :)

Odas a tu alma de artista.

Un beso


MaLena.

 
At 20/8/08 8:37 a. m., Anonymous BB said...

INCREIBLE. QUIERO ESA HISTORIA EN MIS CARNES, POR FAVOR....
FELICIDADES.

 
At 20/8/08 8:56 a. m., Anonymous Anónimo said...

No te ofendas, pero después de tanto suspense, que sólo sea una historia de amor, y sin discutir el estilo, que no está mal, me huele un poco a novela "Jazmín".

Para ese final, se me ha hecho demasiado larga.

Sin embargo, valoro increiblemente que alguien pueda mantener el suspense de un grupo suficientemente amplio durante tantos días. Quizá por eso esperaba algo menos previsible.

Buah, no se explicartelo, pero vamos, que sigas escribiendo, que lo haces estupendamente.

 
At 20/8/08 10:12 a. m., Blogger mangeles said...

Uff...pues para mí existió, y es real, y J y C, existen y son reales...YO LO HE LEÍDO...y ya no lo olvidaré...así que.


Besos guapa, preciosa historia

...A mi me vale New York, o Paris, o ...!!!si alguno se presta¡¡¡

 
At 20/8/08 1:49 p. m., Blogger Nausicaa said...

Wow, un beso suspiro, que belleza. No preguntare nada, me basta con lo que me has hecho vivir :)

 
At 20/8/08 3:43 p. m., Blogger Airblue said...

Con tanto lío no he tenido tiempo de pasarme por aquí. Te devuelvo la visita admirando tus entradas como siempre. Descansa también,Pizzi, nadie mejor que tú para sentir fortaleza cuando la mente flaquea. Sé que siempre estás, con o sin problemas, pero estás y mantienes ese equilibrio necesario entre la alegría y la tristeza, entre la inquietud y la serenidad, entre el recuerdo y el presente ... entre tantas cosas....

Besos compañera.

 
At 20/8/08 6:45 p. m., Blogger 3a said...

me has hecho viajar y desear recibir cuanto antes un excitante y delicioso beso suspiro...
gracias
un beso y feliz viaje a Galicia

 
At 20/8/08 8:14 p. m., Blogger CecydeCecy said...

mi querida Pizarr, no se cuan de verdad o ficción tiene tu venecia, pero me has emocionado hasta las lagrimas, y si quiero contarte, que a traves de esta historia le he pedido a Sergio una venecia para los dos.
Hoy ya esta en nuestro planes, y se que el día que la veamos juntos me acordarè mucho mucho de ti...

Gracias, por este maravilloso momento que me ha abierto la puerta a planear un viaje a ese bello lugar.

Besos y Abracito...
Tu sabes.

 
At 20/8/08 8:23 p. m., Blogger SAFIRO said...

No voy a preguntarte nada...ha sido maravilloso!
Es un placer conocer Venecia desde tu mirada y tus palabras.
Creo que desde ahora la imaginaré así.

Un abrazo!

 
At 20/8/08 10:06 p. m., Blogger SAFIRO said...

Pizarr, gracias por tus palabras.

Viaja tranquila y disfruta de ese paseo a la tierra de mis abuelos y mi padre.
Todo estará bien!! nada ocurre ni un minuto antes ni uno después...cuando llegue será el momento exacto y no importa donde estemos.
Mientras tanto...¡Disfruta! alegremente, todo lo que puedas...

Yo le temo más a las carreteras, a las avenidas, las autopistas y sin embargo...

Te abrazo fuerte!

BESOS!

Sé de que me estás hablando, lo estoy viendo. Lo lamento mucho!.

Sigo pensando igual...

 
At 20/8/08 10:41 p. m., Blogger Martin said...

Muy buen post, pero triste, solo fueron tres días.
En todo caso cuando regresaste nuevamente volviste a la sensatez, cordura y el sentido común a tu cabeza.
Sabes para mi no es ficción ahora mismo me ronda "Cambalaches de los Sueños, "La llamada de los Lunes a las 12 en punto" "la eterna llamada" o ¿estoy equivocado amiga es que tienes miedo de tener una relación duradera con C?
De para pensar.

Un besito Pizarr y que os vaya bien en Galicia y disfrutes, descansa mucho.

 
At 21/8/08 11:12 a. m., Blogger Lena said...

Todo lo que se escribe existe cuando se lee.

De regalo de navidad quiero mil besos suspiros.

(y un novio)

(o dos)

jajajaja

Bellísimo Pizarr.

Me encantó.

Mil besos, amiga cercana y querida.

 
At 21/8/08 5:34 p. m., Blogger -Pato- said...

Yo me lo creí todo :) así que para mi sucedió :)

Me tuviste enganchadísima de principio a fin. Y te digo que el final si bien es algo triste, tengo la sensación de puerta abierta y me quedo con ese aire que entra por ahí, con ese beso suspiro, los farolitos, los atardeceres y la música que nos dejaste oir, en fin los sentidos despiertos y eso es lo que cuenta.

No importa en el fondo si es verdad o no, para mí esta novela de amor que vos fuiste entregándonos a discreción, fue verdad.

Y si no fue así, y es un sueño tuyo, ojalá puedas realizarlo alguna vez.

Un abrazo grande.

 
At 21/8/08 10:30 p. m., Blogger Jorge Arce said...

Te sigo acompañando en tu viaje al interior de ti misma. Un abrazo

 
At 22/8/08 11:58 a. m., Blogger Madame Vaudeville said...

Sea ficción o realidad es hermosa. Y la belleza siempre es verdadera. Ay, me deja usted dando suspiritos como una boba... Un abrazo, pizarrilla.
Baci mile

 
At 22/8/08 12:37 p. m., Blogger Sasian said...

Pues yo creo que es real, haya pasado o no...tú lo has vivido.
Tampoco preguntaré nada...me encantan los ¿finales? felices.

Ese C. es una mina...quiero uno para mí..

un beso y feliz descanso.

Venecia preciosa tras tu mirada

 
At 22/8/08 7:39 p. m., Blogger El búho rojo said...

Dejemos la historia como está... como bien dices, siempre se puede buscar el archivo y revivirlo una y otra vez... Sólo los sentimientos son importantes ya que son los únicos que pueden convertir ficción en realidad y a la viceversa

Precioso relato Pizarr

Un beso

 
At 24/8/08 12:11 a. m., Blogger La Maga said...

Cuando estaba acabando de leer tu historia empezaron a lanzar fuegos artificiales en mi pueblo como anucio del comienzo de sus fiestas. ¿Casualidad, azar? Eso no existe

No sé si esto te habrá sucedido, pero yo creo que basta con creer para las cosas más hermosas nos sucedan.

¿Y yo qué hago en Madrid perdiendo el tiempo? Tengo que reservar ya mismo el vuelo para Venecia.

Gracias por hacerme soñar.

 
At 24/8/08 3:39 p. m., Blogger Catalina Zentner said...

No voy a indagar en si se trata de ficción o realidad, la historia es magnífica y las fotos ¡de lujo!

Los momentos de placer que nos da la lectura de textos como este, son la mejor terapia para los estados de inercia de la imaginación.

 
At 25/8/08 11:06 a. m., Blogger MentesSueltas said...

Hola, pasaba saludando y dejando mi abrazo de siempre.
Estoy con poco tiempo, no queria dejar de visitarte.

MentesSueltas

 
At 25/8/08 9:45 p. m., Blogger Ex Traño said...

Si realmente no es real, la capacidad de creación es inaudita....
y si realmente es real, la forma en que degustaste cada uno de los detalles los imprimio de una manera sublime, yo seria incapaz de recordar tanto detalle....

asi que de todas las maneras, fantastica y te digo más, no podia dejar de leer, de un tirón, precioso

un consejo no pedido, no dejes escapar ese diamante en bruto, detallista con filigrana y unos besitos para despedirnos....

pd: en galicia me puedes encontrar....

 
At 26/8/08 10:25 a. m., Blogger TOROSALVAJE said...

Muchas gracias Pizarr por tanta belleza y misterio que nos has regalado.

Te agradezco el esfuerzo. Créeme qu ha valido la pena.

Eres mágica.

Besos.

 
At 26/8/08 1:02 p. m., Blogger ybris said...

Me has traído muchos recuerdos.
Ya he estado en Venecia cinco veces
Claro que lo mío no fue una cita a ciegas.
Lo tuyo merece ser realidad.
Te lo mereces.
Precioso relato.

Besos.

 
At 28/8/08 2:28 a. m., Blogger De Lirium soy said...

He regresado de mis vacaciones reales y virtuales y es un placer esta aquí. Por suerte llegué cuando estaba publicado el escrito completo, es que si no mi ansiedad hubiera sido fatal.
Muy buenos los textos, los tiempos, creás suspenso, transmitís emociones.. hacés vivir a uno esta historia .
Bellísimas todas las imágenes, los paisajes, los canales, las máscaras que resultan siempre tan enigmáticas.
Y la música acompaña la lectura, la fantasía vuela...
Un placer, como dije, ir conociendo este mundo interior tan rico que expresás con tanto talento.
Un beso y un fuerte abrazo.

 
At 28/8/08 11:48 a. m., Blogger Fair Lady said...

Holaaaaaaaa guapa, ya estoy de vuelta y pasaba a saludarte.

Un relato de lo más sensual, has conseguido hacerme incluso creer protagonista de tu historia, me he imaginado cada escena, sobre todo el beso suspiro... Mmmmm. Es increíble como con tu pluma nos transportas a lugares llenos de pasión y fantasía.

Estaremos impacientes esperando el desenlace.... qué emocionante!!

Un beso enorme

 
At 28/8/08 8:08 p. m., Blogger SOMMER said...

Yo no me hago esas preguntas. Simplemente cierro los ojos y puedo ver los personajes. Me da igual que sean reales o de ficción.

Bien, bravo.

 
At 29/8/08 5:34 p. m., Blogger Sibyla said...

Para mí fue real.
"Cuando uno persigue un sueño, en su corazón este ya existe, siendo más fuerte y real, que el propio deseo"

Me ha encantado Pizarr, saber el desenlace de esa misteriosa historia de amor...porqu el amor todo lo puede.

Besitos veraniegos:)

 
At 3/9/08 11:41 a. m., Blogger Ñoco Le Bolo said...

Da igual si fue realidad o ficción. Mientras no lo sepas, vete preparando un guión para una película.
Pues sí. Imaginación desbordante, imágenes bellas y música que no se puede escuchar por razones que desconozco, pero com una excelente selección.

 
At 6/9/08 10:29 a. m., Blogger siempreconhistorias said...

Bellísima Venecia contada por tus sentidos. Para mí que no he estado ya es real, como esos besos suspiros que tan bien describes que se me ha posado uno en la oreja derecha.
Gracias Pizarr.
Un beso

 
At 10/9/08 11:49 p. m., Blogger Luna Azul said...

Ficción o realidad ¿qué más da? Una bella historia narrada estupendamente, llena de misterio, de sensualidad y de belleza. Aunque conozco Venecia y me enamoró la ciudad, a través de tu historia ahora la recordaré de otra manera.
Un abrazo muy fuerte

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>