EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

09 enero 2012

EL DESIERTO DE LA VIDA


En el desierto de la vida, cada cual camina a su propio ritmo y se pierde en sus propios pensamientos.

Y en ese caminar por el desierto, hemos perdido el sentido de la poesía y de la risa que los beduinos del auténtico desierto aún conservan.

Cuando uno tiene la “fortuna” de vivir al límite de la supervivencia en algún momento de la vida, aprende que es posible vivir con muy poco y que la mayor parte de las cosas que nos rodean en nuestro día a día urbano, son absolutamente prescindibles y superfluas. Este es un pensamiento recurrente año tras año al término de mis vacaciones. Llego a la conclusión de que lo único material que preciso a mi alrededor son mis libros… un bolígrafo y papel… mucho papel.

Dicen quienes se adentran en el desierto que vale la pena caminar por el mismo, aunque solo sea por el placer de la parada nocturna.







En el caminar por la vida, al igual que en el desierto, de vez en cuando hay que parar… parar para pensar, reflexionar, ahondar en el interior, enderezar el rumbo y poner al día el equipaje para poder seguir caminando entre dunas y tormentas de arena que atenazan a menudo nuestros sentidos y nuestras vidas.

Hace días sufrí una violenta tormenta, permití que se desatase en mi interior sin hacer nada por evitarla. La rabia y la impotencia fueron más fuertes que la meditación y la relajación que desde hace tiempo intento actúen como pararrayos en esas situaciones. La calma se ausentó de pronto y permití que rayos y truenos salieran disparados en todas direcciones
.





El fondo de esa tormenta, los anuncios previos de anticiclón, las causas que la provocaron… fueron reales y suficientemente importantes a mi parecer, pero la forma de afrontar esa situación no fue la correcta por mi parte.

Siempre tras la tempestad viene la calma y eso intento tras la dura tormenta, que la calma, la serenidad y la armonía que acostumbran a acompañarme en mi recorrido vital, se instalen también en mis relaciones con la única persona en el mundo, capaz de distorsionar esa manera de sentir y de pensar.

El desierto, al igual que la vida, aunque a veces pueda parecerlo, no es un territorio estéril de sueños y de anhelos. Detrás de cada duna, de cada tormenta, de cada grano de arena, hay una vida por descubrir.

18 Comments:

At 9/1/12 2:36 a. m., Blogger Gregorio Omar Vainberg said...

Lo bueno de esas tormentas, o de las reacciones ante las tormentas, es que despues, en la calma, podamos refleccionar y darnos cuenta de esas cosas.
Siempre es bueno leerte, y tal vez, si el año empieza con tormenta, termine con dias de sol, y calmos como las piedritas mojadas y rodadas por tantas olas y tantas tempestades.

Un beso pizarr

 
At 9/1/12 8:42 a. m., Blogger Saudades8 said...

Las tormentas nos azotan y tenemos que refugiarnos en nuestro interior para encontrar la calma y darnos cuenta que esas tormentas externas no tienen motivo para tener su continuación en nuestro interior.

Yo también he vivido con lo mínimo imprescindible mucho tiempo por eso escapo del consumismo que nos rodea y valoro lo poco que tengo como un tesoro. Tengo el poder ver los amaneceres, el poder extasiarme ante el canto de un ruiseñor o el poder despedir al sol cuando se marcha a dar luz y calor a otros seres.

Me ha gustado mucho tu blog.

Un abrazo,

 
At 9/1/12 10:59 a. m., Blogger flower said...

Hola Pizarr querida. ¡Qué ilusión me hace verte por tu espacio! Espero que vayas recuperándote poco a poco de tus cosillas y que la vida te sonría.

Con respecto a lo que dices, bufff! casi me haces sentir mal y todo!!

A mí me pasa algo que no sé ni cómo calificarlo. Creo que soy una persona afable y muy sociable, así que no tengo problemas con la gente, tengo amigos a los que quiero y de los que recibo mucho amor. Si embargo, con la persona que más quiero del mundo, es decir, con mi hijo, no suelo controlar mis impulsos siempre que debiera. Le quiero tanto...! Yo creo que es esa meta que tengo puesta tan alto sobre él, me gustaría que fuese tan perfecto, que pierdo los estribos cuando no hace las cosas como creo que deben ser. Jamás le he puesto la mano encima, pero sí que me ensaño con los gritos y con palabras de las que me arrepiento a los pocos segundos, incluso cuando le estoy gritando, soy consciente de lo mal que lo estoy haciendo, y ni por esas, puedo congtrolar ese impulso de levantar la voz, perdiendo la calma y en el fondo, el amor que le debo si digo que tanto le quiero.
Y sí, le quiero, le amo, él es todo para mí, y sin embargo, es con la única persona del mundo que me descontrolo.

Así que cuando tú hablas de una tormenta, me dejas con la boca abierta, porque en mi casa hay más de una. A lo mejor no demasiado grandes, pero sí momentos en los que el sol parece dejar de existir.

Me acuerdo muchas veces de ti, te llamaré uno de estos días. La verdad es que este año estoy un pelín abobadilla, ha sido un comienzo raro, yo lo calificaría como feo, pero me da hasta miedo empezar a hablar mal de él después de 8 días... ¡con las ganas que tenía de pasar de año!

Un beso grande, muy grande, muaaaaaaaaaaaaaaaaaaa,

 
At 9/1/12 12:32 p. m., Blogger FLACA said...

¡Qué alegría encontrarte de nuevo!...
Además de eso, siempre salgo enriquecida de aquí cuando me encuentro contigo y te leo, amiga.

Respecto a la tormenta que arrasó con tu calma y equilibrio esforzadamente ganados, creo que los rayos y centellas que nos fulminan o nos sacuden en algún momento siempre son buenos. Nos quitan la modorra, nos dejan salir la rebeldía,nos liberan los aprisionados,nos purgan, nos renuevan. Después del caos siempre volvemos al cosmos (orden); después de la tormenta siempre sale el sol, pero un sol nuevo.En cada sacudón de esos sé que se encuentra alguna enseñanza y se aprende algo.
Que tengas un buen año, queridísima Pizarr. Un abrazo inmenso.

 
At 9/1/12 2:54 p. m., Blogger Genín said...

Sabes que estoy en situación de comprenderte, y que quieres que te diga, me alegro que estalle la tormenta, siempre suele ser un revulsivo, hasta hace florecer los desiertos cuando lleva un poco de agua vivificante, cuando termina, el aire es mas puro, menos denso, se razona mejor, y cuando lega la calma, suele durar mucho tiempo sin agobios, por otro lado, la naturaleza no se puede controlar y cuando algo tiene que estallar, sucede.
Mientras te leía, rogaba que no estuvieras sufriendo demasiado para escribir.
¡Feliz año, amiga!
Besos y salud

 
At 9/1/12 8:37 p. m., Blogger Luna Azul said...

Pizarr que alegría volver a leerte.
No te fustigues demasiado, cometemos errores claro está pero tras la tempestad vuelve la calma, como bien dices.
Te deseo un feliz año. Un abrazo

 
At 10/1/12 2:52 a. m., Blogger Gregorio Omar Vainberg said...

Un regalo para ti.


"Siempre me parecio que un encuentro entre Ravi Shankar y Paco de Lucia, seria lo mas grande que podria musicalmente ocurrir en el mundo, digo, en mi mundo.Ignoro si este encuentro se ha producido, pero me parece que no. Recientemente encontrè lo que podria ser una aproximacion a ese encuentro, El disco "Traveller" de Anoushka Shankar donde une la musica indù a la flamenca, y esto es una maravilla, algo increìble, y la cancion "Inside me" entonces, es la muestra cabal de eso, ahi va entonces, en la voz y los ojos de Sandra Carrasco.
Regalo para un feliz año nuevo."

Lo puedes comprobar aqui:

http://www.youtube.com/watch?v=23zGI-rnGxk&feature=share


Baila dentro de mi
la vida baila

Baila dentro de mi,
mira, la vida baila

encendida por ti
vive una llama.

baila dentro de mi
la vida baila.

Un abrazo Pizarr

 
At 12/1/12 2:33 a. m., Blogger Airblue said...

Cómo te comprendo "vieja amiga", lo que ocurre es que hay tormentas tan fuertes que en principio azotan demasiado, pero siempre suelen pasar rápido y después no queda ni rastro de ellas.
Solo hace falta utilizar la razón como nosotras sabemos hacerlo.
Espero que vayas bien, Genio me informó y te deseo un feliz año y una pronta recuperación.

Besos azules amiga.

 
At 12/1/12 8:30 p. m., Blogger El búho rojo said...

Es curioso como las tormentas calman la sed de la tierra al tiempo que puedan arrasarla... siempre es complicado mantener el equilibrio, pero... como todo en la vida, pasa... y es que no hay mal que cien años dure

Me alegro mucho de saber de ti y espero que todo esté bien por ahí...

Un beso querida amiga

 
At 13/1/12 11:16 a. m., Blogger sergio astorga said...

Pizarr, Hay días y momentos torvos. El timón se traba pero sálvate de ser victima o victimado. El aire sigue épico pasando por los futuros.
El grillo sigue debajo de la hoja y la mente escucha.

Honremos al silencio para que venga la calma.

Abrazo feraz.
Sergio Astorga

 
At 13/1/12 1:57 p. m., Anonymous Pato said...

Admiro tu sabiduría, es mas quisiera tenerla mas a mano, así como cruzar un par de calles y saber que puedo cruzarme con ella.

Ya es un alivio saber que estás por este barrio :)

Te quiero Pizarr, así de simple!

Besos!

 
At 14/1/12 12:35 a. m., Blogger Gatadeangora said...

Holaaaaaaaaaaa Pizi!!!!!!!!!!!!!.
Espero que esteis bien las dos.
A veces es bueno sacar los pies del plato Pizi y nos tenemos que permitir, no actuar como se espera de nosotros, lo buenos es aprender de ello y seguir para adelante con nuestros aciertos y nuestros errores.
Muchos besos guapa

 
At 15/1/12 12:18 p. m., Blogger mangeles said...

Muy bello post. Feliz año 2.012, Pizarr....y mis mejores deseos para tí y los tuyos. Un beso

 
At 19/1/12 12:43 p. m., Blogger Manuel Vega Gamiz said...

Quiero decirte que me gusta este escrito mucho, y que eres generosa con las palabras, al hacerme disfrutar de lo que escribes en esta cuatro letras que quieren decir tanto. Saludos

 
At 24/1/12 4:38 a. m., Blogger Jorge Arce said...

!!!! que bueno volver a leerte! Me encantó esto... me quedo con las certezas y las esperanzas y con las vidas por descubrir.

Voy a dar una vuelta para ponerme al día.

Un beso

 
At 12/2/12 1:28 p. m., Anonymous Pato said...

Es extraño esto.

Me ha salido este post como nuevo, como que hacía 10 horas que estaba publicado. Vine, te he leído y al ver las fotos creí recordarlas, pero pensé que ya las habías subido antes y las habías usado nuevamente. Te volví a leer como si de esto hubiésemos hablado. Yo he pasado por lo mismo estas semanas. Igualita reflexión. Atravesé un tormentón y no salí bien, sigo hecha pelota.

Lo fantástico es que luego de leerte pensé: qué sabia es Pizarr, cómo la admiro, qué ganas enormes de hablar con ella y ese era la idea de mi comentario. Sorpresa es la que tengo al entrar a comentar y encontrarme con un comentario que hice hace un mes aproximadamente, y habías inspirado en mí lo mismo.

Simplemente hay dentro tuyo una sabiduría que me hace mucho bien.

Un abrazo

 
At 23/2/12 1:11 p. m., Anonymous prestiti inpdap said...

me encantaria ser lo bastante optimista como para ver agua y vida en el desierto....estoy segura de que la hay aunque yo no la vea.
sara prestiti

 
At 5/3/12 5:18 p. m., Blogger ñOCO Le bOLO said...


· Comento luego existo y, aunque diga poco, quedan fuerzas para seguir soplando.

· Soplos cálidos del oeste.

CR & LMA
________________________________
·

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>