EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

20 junio 2009



Meditación- JULES MASSENET THAIS


AQUELLOS NIÑOS DE LA GUERRA


El 15 de mayo hizo dos años que nos dejó. Se fue como vivió, siempre discreta, tímida, serena, intentando no causar molestia alguna, dando y dedicando su vida por quienes vinimos detrás, con una frágil apariencia y sin embargo una fortaleza interior como pocas veces he conocido en la vida.

Esta marcha suya fue hacia un lugar incierto y desconocido para mí, pero al parecer no tanto para ella, porque siempre fue una mujer muy creyente y muy leal a sus convicciones religiosas. Sin aspavientos, sin grandes declaraciones de principios, simplemente fue consecuente su vida con su manera de pensar y con sus creencias. Algo que por otro lado escasea en la sociedad que vivimos.

Sin embargo, tal día como hoy muchos años atrás, se vio forzada a participar en otro viaje que a pesar de tener un destino más cierto, a ella se le antojó como un viaje al más allá, a los confines de la tierra y de su mundo conocido.

Mientras veía la película, “El legado de un amor infinito” pensé mucho en mi ama y en como debió de sentirse cuando siendo tan niña, se vio de pronto en aquel junio de 1937 viajando junto con otros 4.500 niños en aquel inmenso barco “Habana” con destino al puerto de Burdeos, en el que fue separada de sus tres hermanos que junto a unos 1500 niños más continuarían su viaje rumbo a la URSS en otro barco “El Buque Sontay” con destino a Leningrado. Ella continuó su viaje en el buque Habana.


El Habana


Aquella despedida en el Puerto de Santurce, marcó un antes y un después en la vida de mi familia materna y en la de tantas otras familias del País Vasco.



Al llegar a su destino, los casi 3000 niños fueron alojados en barracones y colegios, en lugares desconocidos para ellos, en un país cuyo idioma también desconocían. Hablo de Bélgica.

Pensé en cómo tuvo que sentirse cuando aparecieron “los padrinos“ para elegir que niño o niña se iban a llevar. Se trataba de matrimonios dispuestos a alojar en sus casas durante los meses que durase la Guerra Civil en España, a esos niños cuyos padres habían hecho el sacrificio de separarse de ellos, con la intención de salvarles la vida.

En la película, se produce la asignación de un grupo de niños huérfanos a un pequeño pueblo del oeste americano, en el que los habitantes pueden elegir con cual quedarse.

Imaginé a mi ama menuda, tímida, encogida en un rincón, muerta de miedo y de dudas, sin saber lo que el destino iba a depararle. Su aspecto debía de ser desolador, porque a su menudencia, se añadía el hecho de que todo el tiempo que duró la travesía lo pasó mareada.

Menos mal que tuvo suerte y aquel incierto destino, curiosamente le dio la vida, no solo en aquellos momentos, sino el resto de su existencia, porque no cabe duda de que aquella experiencia y aquellos años la marcaron para siempre, no solo a ella, sino a todos cuantos vinimos detrás.

Ella nos contaba ese momento con mucha emoción, decía que de pronto aparecieron multitud de parejas, que se colocaron frente a los niños y niñas que esperaban su destino.

Algunos niños empezaron a acercarse, a pedirles que les llevaran con ellos, a pedirles chocolate o golosinas, mientras mi ama seguía quieta e inmóvil en un rinconcito, esperando…

De pronto una de las damas más elegantes se separó del grupo y se dirigió hacia ella. Tan solo le preguntó su nombre, mi ama respondió: Me llamo C. y la dama la cogió de la mano y se la llevó consigo, sin mediar palabra.



Sus destinos quedaron marcados para siempre. Esa dama era la esposa de un famoso médico belga, que atendía a la familia real.

Ese fue su destino en los años siguientes. Vivió en las espectaculares mansiones de verano y de invierno del matrimonio, compartió la vida con ellos, se convirtió en la hija que nunca tuvieron. Acudió al mejor colegio, recibió la mejor educación que podía soñarse. Tenían institutriz, ama de llaves, cocinera, chofer y cuanto servicio jamás imaginó pudiese existir para atender a una única familia. Viajó y se convirtió en toda una señorita, mientras en España la postguerra hacía estragos en el que había sido su entorno, la zona minera de Las Encartaciones.

En el baúl en el que conservaba todos sus recuerdos de aquellos años, había multitud de fotos y entre ellas algunas de la familia real belga. Dejó dicho antes de dejarnos para siempre, que su deseo era que yo custodiase todos sus archivos y sus fotos.



Mi ama volvió a España unos años después de aquel famoso viaje. No lo hizo al terminar la guerra civil española, como el resto de niños alojados en Francia y en Bélgica ya que la situación de su familia en el País Vasco al terminar la Guerra Civil era caótica.



Su padre preso de Franco, sus tres hermanos desaparecidos en la URSS tras la Segunda Guerra Mundial y su madre sola, abriéndose camino como podía en una zona – la minera- muy convulsionada por los acontecimientos. Por todo ello los padrinos ofrecieron a mi abuela la posibilidad de que mi ama se quedase con ellos.

Poco a poco voy descifrando el contenido de multitud de cartas y desentrañando el enigma de la desaparición de sus tres hermanos en la URSS durante tantísimos años. Verdaderamente las vidas de los cuatro fueron apasionantes, propias de una novela. En más de un libro se habla de ellos. Sobre todo de uno de ellos...

Mi abuela era muy rebelde y revolucionaria, no podía con las injusticias, dicen que soy la que más se parece a ella, no físicamente, ya que soy como mi padre, pero si en la manera de ser y en la fortaleza interior para tirar adelante con todo lo que el destino nos regala. Era vecina y compañera de Dolores Ibarruri (La Pasionaria).

Ese mismo año que mi abuela enviaba a sus 4 hijos a lo que resultó un incierto futuro para tres de ellos, también Dolores tuvo que exiliarse a la URSS, en donde permanecería 40 años.

Muchos años después de todo esto, me emocioné cuando La Pasionaria bajó las escalerillas del avión en Sondica, aquel 13 de mayo de 1977, que la traía de vuelta a su tierra tras largos años de exilio en la URSS. Y es que a pesar de mi juventud y mi inexperiencia en temas políticos, adivinaba que esa vuelta significaba mucho.



Y que conste, que a pesar de lo que pudiera parecer y de los estragos que aquella guerra hizo en mi familia, en mi casa jamás se habló de política, nunca tuvimos conciencia de vencedores, ni de vencidos. Mis padres y mis abuelos hicieron un fantástico ejercicio de generosidad y supervivencia, de manera que jamás hubo rencores, ni odios de ningún tipo hacia uno u otro bando. Se limitaron a vivir lo mejor que pudieron y a sacar a sus familias adelante.

Cuando decía al principio que mi ama y su madrina no se separaron nunca, no me refería físicamente, sino de corazón. Siempre estuvieron en contacto. Fue la madrina de su boda y del bautizo de mi hermana segunda. Cuando mi ama enviudó tan joven, rondando los 40, la relación de nuevo se intensificó.

Para estas fechas, su padrino había muerto y la madrina se había vuelto a casar de nuevo con un anticuario de Paris. Pronto se convirtió éste, en el nuevo padrino de mi ama. Muchas de las antiguedades y de los libros maravillosos que hoy disfrutamos, se los debemos a el.

Por esta causa, su madrina se había trasladado hacía unos años a vivir a París y ese fue el motivo de nuestra especial relación con París a lo largo de nuestra vida.

Mi ama comenzó a viajar a menudo a Paris, a veces sola, a veces con alguno de nosotros. Nos envió a estudiar y a aprender francés, a unos en verano unos meses, a otros cursos completos. La familia de la madrina era nuestra familia, visitaban España en verano, sus sobrinas pasaban temporadas en nuestra casa, etc…

París siempre estuvo presente en nuestras vidas. En más de una ocasión así lo he manifestado. Ahora ya sabéis el motivo por el cual Paris siempre fue desde muy niña, tan especial para mí.

54 Comments:

At 21/6/09 12:33 a. m., Blogger LUNA said...

Cúantas sinrazones traen las guerras, máxime fraticidas, pero eso es cosa pasada...aunque parece que mucho políticos se empeñen en no pasar página...
Debió de ser muy duro todo lo que le pasó a tu ama, pero le fué recompensado, yendo a casa de unas personas maravillosas.
Así tuvo dos familias...
Mis padres, cuando yo tanía 2 años y medio, también emigraron a Brasil, por motivos económicos y de trabajo, lo he contado también en mi blog.
Volvimos a España cuando yo tanía 16 años y me costó mucho.
Pero la vida también me recompensó.

Otros no tuvieron tanta suerte, en ningún de los dos casos.
Me alegro mucho que tu madre tuviera la dicha de tener dos familias. Y una hija que le recuerda con tanto amor.
También es un regalo de la vida.
Una de cal, y una de arena.
Pero siempre hay que confiar y seguir adelante.
Tu de eso sabes mucho.
Un beso, campeona!!!

 
At 21/6/09 1:05 a. m., Blogger la jardinera said...

¿Sabes Pizarr qué es lo que más me ha gustado de todo esto que nos has contado?

El amor. El amor que depositas siempre en tus palabras, la facilidad que tienes para hacer que todo se convierta en bonito.

Parece que se podría llegar a envidiar la vida de tu mami (que no digo que no tuviese puntos positivos) pero el separarse de la familia tuvo que ser muy, muy duro, que sus padres debieron sentir un dolor profundo y diario en esa separación y leyéndote, eso pasa a un segundo plano tan pequeño, que casi desaparece, que casi parece que esto ha sido una aventura envidiable, algo con lo que poder soñar cualquier niño o niña.

Pizarr, tuviste (tienes) una madre maravillosa, una abuela genial, una familia adoptiva de la leche.

Pero es que estoy segura de que todo a lo que tú te arrimes, se convierte en maravilloso.

Te haces querer sólo de leerte.

Te mando unos besos llenos de cariño,

PD: Una preguntita, ¿la foto que tienes como firma, eres tú o tu ama? Otro mua,

 
At 21/6/09 2:04 a. m., Blogger PIZARR said...

Al leer el comentario de Jardinera, creo que debo de aclarar algo.

Efectivamente para mis abuelos fué durísima la separación. Pero sobre todo la de los 3 niños, porque los perdieron de vista. Durante más de 20 años a dos y casi 30 al tercero.

Respecto a esta historia de mi ama, fué verdaderamente bonita, por supuesto que una vez superado el miedo inicial y el alejamiento forzoso. Pero es que mis abuelos a pesar de la separación en este caso de la niña, sabían que estaba bien y tenían constantes noticias suyas.

Por otro lado, cuando volvió a España aquella familia pasó a formar parte de la nuestra.

Mi abuela vivió al lado de mi ama hasta que murió a los 97 años.

Y desde luego está claro que si contara la historia de mis abuelos, el tono sería muy diferente.

Un besito

 
At 21/6/09 4:11 a. m., Blogger Genín said...

¿Ya han pasado dos años?
No te digo que dentro de nada estoy incinerado?, como se me pasa el tiempo...
Antes que nada, mi deseo de que esté donde esté tu ama, descanse en paz.
Bueno preciosa, tu sabes que me he visto inmerso en separaciones importantes por mas de sesenta años, así que algo se de eso, lo suficiente para sin comerlo ni beberlo, además, tuviera que pasar por una situación de crisis muy recientemente, como tu sabes, en fin, la vida es como es, pero en aquellos tiempos, demostraron ser, sobre todo las madres, de hierro, algo que yo se que tu has heredado, no sabemos mucho, al menos yo no, de las consecuencias psicológicas que sufrieron, porque la vida era tan dura, que el sufrimiento no cruento les parecía normal, incluso que tenían suerte de estar vivas.
Un beso y un abrazo, tan grandes como mi cariño por ti, y salud, claro.

 
At 21/6/09 7:59 a. m., Blogger TORO SALVAJE said...

Me ha encantado conocer esta parte de tu vida y de la de tu familia.

Parece una novela Pizarr.

Qué debió ocurrir con los tres hermanos que fueron a la URSS, alucino con que permitieran separar a los hermanos, aunque claro, al ser cuatro no debía ser fácil encontrar un matrimonio que se hiciera cargo de ellos.
Intuyo que los otros tres no tendría tanta suerte porque poco después Hitler invadió la URSS y supongo que se verían afectados.
Si un día te apetece podrías hacer un post sobre ellos.

A mí me interesan mucho estas historias, no deberíamos dejar que se perdieran, no sólo por lo injusto de que eso ocurra sino también por las enseñanzas que podemos sacar de ellas.

Me voy conmovido Pizarr.

Cuánto dolor y cuánta pena!!!

Un beso.

 
At 21/6/09 9:22 a. m., Blogger siempreconhistorias said...

Fuerte como tu abuela y delicada como tú sola. Una crónica espléndida, queridísima PIZARR, que me deja plena de ternura y evocaciones, que me lleva a los territorios del norte que no viví pero en que parte de mis raíces quedaron, que me reafirma en que te leo, te visito, te oigo porque tanta belleza sólo aquí la encuentro.

Un beso fuerte a las dos, querida PIZARR.

 
At 21/6/09 9:37 a. m., Blogger la jardinera said...

Eres un cielo Pizarr.

Ayer leyendo este post llegué a tener una espcie de envidieta... No, esa no es la palabra. Llegué a pensar, "jo, qué suerte tuvo la madre de Pizarr, caer en una familia de este tipo no sucede cada día y menos en aquellas circunstancias, ¡¡Qué suertuda!!".

Inmediatamente pensé que hay personas que tienen un poder de atracción singular y no me cabe NINGUNA DUDA de que tu madre tuvo que ser una persona muy especial, y lo sé, por lo menos, por haber traido al mundo a alguien como tú.

Me encanta y me satisface el trocito de historia que elegiste para contar. Cuentas las cosas con un tono tan amoroso, con tanta delicadeza, libre de artificios, de un modo tan transparente que leería páginas y páginas tuyas...

Te quiero,

 
At 21/6/09 9:57 a. m., Blogger calma said...

Preciosa historia que más parece de cuento aunque sea real, se podría novelar, tiene todos los ingredientes.
Besos

 
At 21/6/09 10:13 a. m., Blogger Esteruca said...

¡Qué historia más intensa y hermosa, Pizarr! Me has dejado sin palabras. Siempre he admirado a las personas que, por desgracia, tuvieron que sufrir la guerra más vergonzosa (que lo son todas) de nuestro país. Tu familia ha sido todo un ejemplo de saber estar, desde luego. Seguro que estás orgullosísima de pertenecer a ella. Yo también lo estaría...
Un besazo

 
At 21/6/09 10:16 a. m., Blogger Juanma said...

Una de las entradas más hermosas que he leído últimamente. Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, mis disculpas.
Lo que en principio fue una tragedia, lo salvó la vida. Tener suerte es algo que a veces le sucede a quien se la merece.
Y sí, cuánta generosidad a la hora de no juzgar ni un bando ni otro. Las guerras no sólo concluyó el día en que un parte final heló el corazón de media España.

Un abrazo.

 
At 21/6/09 10:35 a. m., Blogger Lena said...

Pizzar...!qué generosa eres por compartir esto con nosotros!

Es una historia inmensa, bella, dolorosa, llena de esperanza, de enseñanzas....

Me pareció leer un cuento...no podía despegar los ojos de la pantalla...

Y las fotos!

Gracias, gracias, gracias!

Estoy conmovida hasta la médula...

Besos, Naricilla!

 
At 21/6/09 12:51 p. m., Blogger Adolfo Payés said...

Hermosa historia comparte.. conocía la historia en general. de los niños vascos y españoles que vivieron esa experiencia vi reportajes también de los que crecieron y se quedaron en la URSS, muy conmovedora..

gracias por compartirla

besos

saludos fraternos con cariño
un abrazo

 
At 21/6/09 1:45 p. m., Blogger mangeles said...

¡¡¡Qué interesante niña¡¡¡ Es un relato emocionante y con ritmo, y ...

Lo que por una parte se destruye, por otra parte se costruye...es la esencia de la vida misma...

Imagino a los abuelos, desolandos, enviando a sus hijos a un destino incierto, sin poder saber, si eso que habían decidido era lo mejor....

La desesperación de no conocer el destino de sus hijos...

La alegría de saber la "suerte" de la niña....

La tristeza y el desarraigo de una familia, lleva alegría y esperanza a otra...

Vamos, la vida misma....

De todos los post que te he leído durante estes tiempo, amiga Pizarr, este es el más bello, y el que más dentro me ha llegado...me has conmovido, y como dice TORO, si puedes, y te apetece...esperamos más....

Gracias por compartir esto con nosotros...

Un besazo muy grande...

 
At 21/6/09 1:47 p. m., Blogger mangeles said...

Por cierto...recuerda siempre...¡cuando se sufre de verdad, no queda lugar para el odio y el rencor¡...NADIE que haya sufrido, de verdad, puede sentir odio..

 
At 21/6/09 5:22 p. m., Blogger Codorníu said...

Querida amiga:

Vaya relato. Impresionante vivencia la de los niños que tuvieron que despedirse de sus padres. Yo soy padre y mucho debió ser el dolor y el peligro para dar ese paso.

Me emociona la parte personal por tres motivos: porque sé que es real, porque la siento cercana a través de ti, y porque es la prueba de que detrás de las decisiones sociales siempre están las biografías de carne y hueso. Por eso creo que hay cosas que (sin odio, por supuesto) no deben olvidarse, por la sencilla razón de que no deben repetirse.

Las vidas de nuestros progenitores están adornadas de sacrificios que les honran y nos honran.

Muchas gracias por compartir esos mimbres que hicieron de ti una cestita tan fuerte y sensible para que "Ojos azules" viniera al mundo en el seno adecuado.

Un beso para las dos.
Codorníu

 
At 21/6/09 6:18 p. m., Blogger El búho rojo said...

Demasiado intenso para hacer un comentario Pizarr...

Pero me quedo con lo que dices de que en tu casa nunca hubo sentimientos de vencedores ni de vencidos... En las guerras, desgraciadamente, y por mucho que intenten convencernos, creo que todos pierden... todos, sin excepción alguna... Tal vez por eso es bueno no olvidar, es bueno perdonar y sobre todo, es bueno no volver a cometer los mismo errores... que difícil....

Un beso sincero

 
At 21/6/09 10:38 p. m., Blogger CASANDRA said...

Me apasionó leer esta historia de vida. Qué conmovedor!!! Realmente me gustó aunque me provocó también una cuota de pesar. Pensar todo lo que se entreteje en estas situaciones de guerra.,,
Un saludo cariñoso con el deseo de volver por aqui.

 
At 21/6/09 11:46 p. m., Blogger FLACA said...

Pizarr, qué historias.Justo hoy, cuando empezaste hablando de la ausencia de tu ama me llevaste a eso que me anda tocando desde hace días y que es la ausencia de la mía. Después, seguí leyendo y, aunque lo narrado parece una película, me acordé de aquellas escenas que me hacían llorar mirando el informativo, cuando los croatas se despedían de sus niños en las puertas de los ómnibus que les llevarían a refugiarse en Francia hasta que acabara la guerra. Lloré con aquellos padres que eran capaces de renunciar a sus hijos y separarse de ellos con tal de salvarles la vida. La historia da vueltas en círculos, y se repite.
Burdeos me recordó a los relatos de mi querido tío Escobar, el catalán amigo de mi padre que se exilió allí y después aquí, y que nunca más pudo volver a España, se murió en Brasil.
Lo que contás de la familia belga parece una película.
Pizarr, siempre es grato encontrarte aquí o allá.
Tengo una duda: ¿"ama" es "mamá"?, porque nosotros sólo utilizamos esa palabra con el sentido de "dueña". Aprovecho para aclararte que en la región del Río de la Plata decir "vos" equivale a decir "tú".
Decimos, por ejemplo, " vos sabés", que equivale a "tú sabes" y que vendría del "vosotros sabéis" de ustedes. Nosotros, los de
la región del Río de la Plata,Montevideo y sus alrededores ( en los cuales me incluyo) y Buenos Aires, utilizamos el
"voseo" y modificamos las conjugaciones verbales acentuándolas mal.Así decimos, por ejemplo, "callate" en lugar de "cállate", "decíme" por "dime","tenés" por "tienes". Si en esta región, en la cotidiana, habláramos así correctamente sonaría afectado.
Para dar clases nunca traté de usted, pero siempre utilicé correctamente el tuteo, y eso siempre impuso - de alguna manera- una distancia.
En el blog escribo como hablo.
Un beso enorme, querida amiga.Tu historia de hoy me ha conmovido.

 
At 21/6/09 11:46 p. m., Anonymous Anónimo said...

Tu ama hizo bien dejándote ese legado. Tú lo irás ampliando y la Memoria seguirá... sin odios ni rencores... ¡Pero seguirá viva!.Gracias Pizzi. Besos dobles. Kreta

 
At 22/6/09 1:43 a. m., Blogger FLACA said...

Volví, Pizarr. Parece que las dos andamos conectadas hoy. Gracias por la aclaración. Ya había leído algo tuyo hablando de tu ama y hasta había visto un cuadro pintdo por ella, pero en aquella ocasión pensé que era tu niñera.
Valoro mucho esto que contaste hoy. No es sólo contar una parte de la historia de la familia, sino mostrarte así por dentro. Dentro de unos días hace fecha de mi madre y hace días que ando vulnerable por la nostalgia, con la lágrima fácil, y llena de historias rondándome en la cabeza. Pero soy incapaz de contarlas.

Te mando un abrazo de esos que te gustan, fuerte y apretado.

 
At 22/6/09 6:12 a. m., Blogger cieloazzul said...

Esta historia amiga es digna para comenzar la semana... es una historia repleta de retos, de cotidiana voluntad y sobre todo de un pedazo de ti...
besos y abrazos!!!

 
At 22/6/09 6:46 a. m., Blogger Mª Ángeles Cantalapiedra said...

Buenos días tesoro... ayer me pasó como con el texto de Codorniu: te leí dos veces; disfruté una barbaridad con tu trabajo. En º de carrera en historia de españa, nos quedamos en los aledaños del . cuando comencé a escribir me enfrasqué en leer sobre la época que me quedaba para escibir relatos. Estoy fascinada por esos años, la galería de sentimientos y personajes es indescriptible.
me ha encantado tu trabajo, Pizar.
Un abrazo enorme para mis dos chicas...

 
At 22/6/09 8:17 a. m., Blogger ybris said...

La vida a veces se escribe con líneas tan injustas como las guerras absurdas.
Con Massenet de fondo todo -triste o amable- es evocador.
Una historia emocionante la que evocas.
Tanto como la que me ha hecho evocar a mí de aquellos años en que casi conocí tal horror.

Besos

 
At 22/6/09 10:57 a. m., Blogger Avellaneda said...

Muchas veces he pensado en qué situación desesperada estarían esas familias para meter a todos sus hijos en un barco y mandarlos lejos... en lo que es una guerra, en la de historias que se quedan enterradas y para siempre ignoradas...
Te doy las gracias por compartir tu historia, la de tu ama porque es un ejemplo claro de todo lo que nos queda por saber de esa época.
En mi familia no hay historias de ese tipo, solo he vivido el silencio, la sensación de que esa época de la historia "mejor no menealla" y por eso, tengo esa necesidad de saber, de conocer, de comprender... Me apasiona la época de la república, la guerra civil, la postguerra por todo lo que ignoro y por ese empecinamiento de algunos por olvidar. Tu me has aportado una historia preciosa
Eskerrik asko Pizarr :-)
Bss

 
At 22/6/09 1:45 p. m., Blogger Ñoco Le Bolo said...

… con la mirada en los sueños…

Es de agradecer un revisión histórica sosegada, pero revisión al fin y al cabo, que nos recuerde que hubo algo que no debe ser borrado. Haces un paseo magistral, cargado de afectos trasladables o otros tantos que vivieron sucesos similares.

... soplos cálidos

CR & LMA
____________________________

 
At 22/6/09 7:19 p. m., Blogger -Pato- said...

Ya me parecía a mi que tu madera era de las buenas :)

Qué belleza de historia, mas allá del dolor y de las injusticias, qué delicia leerla y saber que en medio de tanto desgarro, también hubo uniones profundas y valiosísimas que continuaron a traves del tiempo.

Me gustaría saber qué fue de los hermanos de tu madre si es que se ha sabido de ellos.

Un abrazo grandote Pizarr, qué linda sos :)

 
At 22/6/09 11:29 p. m., Blogger marisa said...

Pizarrr, llevo llorando un buen rato, y ahora que por fin puedo escribir te pido que leas este enlace donde yo también honro a los míos que no me regalaron nunca odio sino amor...
http://enredandopalabras.es/blog/enredandopalabras/category/rescatando-la-memoria/
Gracias guapa, por tanto como siempre me das...

 
At 23/6/09 10:32 a. m., Blogger Nausicaa said...

Me has emocionado muchisimo con esta historia, vuestra historia. Es increible, admirable y envidiable, no sabría que más añadir.

 
At 23/6/09 10:26 p. m., Blogger SAFIRO said...

Qué historia apasionante, para un libro, Pizarr. Tu ama tuvo suerte por la familia que la apadrinó, aún dentro del dolor que significa la separación de su familia, pero cuántos la habrán pasado mal.
Tremendas historias de tiempos de guerra y pos-guerra.
Conocí en mi país, en mi barrio más precisamente, formado por inmigrantes, muchas historias y personas que eran muy respetadas por los demás y luego fui conociendo sus causas nobles hacia el resto.¡Mucho dolor traen las guerras!

Gracias por compartir esta historia, que es parte de tu vida.

Un abrazo grandote y cálido, a pesar del frío que hace hoy, Pizarr, acabo de llegar de la calle y estoy helada!!

BESOTES!

 
At 23/6/09 11:00 p. m., Blogger mangeles said...

Sabeis...la ley de la memoria histórica habla de nuestros abuelos...pero ¡¡¡y nuestros padres¡¡¡¡ ESOS...que vivieron de niños la guerra y el hambre...y la falta de todo...y la imposibilidad de educarse...y el franquismo-católico sin piedad...

¡¡¡cuentalo Pizzar, cuenta lo que sufrieron los niños de la guerra, fuera y dentro de España¡¡¡

Ellos fueron los niños maltratados, los adultos silenciados y represariados...pero los abuelos-pensionistas más alegres y felices del mundo jejeje

Besos a esas generaciones de españolitos.

 
At 24/6/09 3:03 a. m., Blogger Airblue said...

Una historia que has compartido y recordado con nosotros. Tu ama tuvo mucha suerte a pesar de todo. Es bonito el encargo y el legado que te hizo, nadie mejor que tú para guardar relatos vividos por alguien que además te dió la vida. Allá donde quiera que esté tu pintora favorita, estará orgullosa de ti.

Precioso homenaje.

 
At 24/6/09 6:31 a. m., Blogger De Lirium soy said...

Hermoso post, Pizarr... cuánta historia, cuánta vida... me emocionó mucho no solamente lo que relatas sino cómo lo hacés, con tanto amor...
Emociona saber que vienes de esa historia, emociona que tu madre haya dejado esos recuerdos a tu cuidado, emociona saber de dónde viene tu fortaleza y sensibilidad.
Un fuerte abrazo...
Excelente también el post anterior... esas fotografías, tus palabras... adoro el agua... adoro el mar...
Hasta pronto, retomada mi ronda de blogs continuaré visitándote.

 
At 24/6/09 12:19 p. m., Blogger princesa_ said...

Una historia preciosa. Un blog que desconocía pero que seguiré.
Gracias aunque sea a través de Jesús de acercarte a mí. Quienes algo tenemos en común aprendemos a convivir aún más.
La historia que relatas es tan real como muchas de aquellas familias de la guerra y post-guerra, pero resaltas con tal fuerza la energía de tu abuela que sé que te la ha transmitido.
Gracias por contar.
Y gracias por ser así-
Un beso de princesa_ sin cuento.

 
At 24/6/09 12:28 p. m., Blogger María Socorro Luis said...

Un hermoso legado el de tu ama, Pizarr.

Sin duda, desde el otro lado, seguirá compartiendo contigo.

Un abrazo. Soco

 
At 24/6/09 4:17 p. m., Blogger JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA said...

Hola Pizarr:
Qué historia tan fascinante te guardabas debajo de la manga. Es increíble. Cierto que es muy novelezco todo esto. Pero estas historias nos nutren y nos caracterizan, así que creo que tu cercanía a París, o a la lengua francesa, son sólo aristas de este abanico de experiencias y de circunstancias. Me he interesado mucho por todo esto.
Qué vida tan distante a todo lo que yo he vivido en mi Cuba natal. Qué rica y maravillosa es la vida del ser humano. Besitos:
Tadeo

 
At 25/6/09 9:37 a. m., Blogger Jesús Arroyo said...

Solo te diré una cosa... SOBRESALIENTE
Besos.

 
At 26/6/09 4:40 a. m., Blogger Antonio said...

Hola querida amiga
Muy interesante, apasionante y cruel por lo de la separación y guerra acaecida a la familia de tus abuelos,ésta narración que nos has entregado de tu ama, que en paz descanse, realmente es muy hermosa.

Te agradezco que compartas estas historias.

Un abrazo Pizarr.

 
At 26/6/09 5:21 p. m., Blogger AnaR said...

Hay mucha emotividad en estas letras , al menos para mi ya que me identifico con algunos pasajes de esa historia negra qe fué la guerra civil en España y que desmembremenó tantas familias.En la mia hubo toda una generación y edia de viudas y solamente mujeres ya que todos los varones habian fallecido en el campo de batalla o habian sido fusilados por los escudrones de Franco.Así como muchos jóvenes fueron, en efecto enviados a otros paises como la URSS y nunca jamás volvieron, si bien crecieron y vivieron con el cruel trauma del desarraigo y nunca terminaron de sentirse oriundos de un lugar.Crecí tras las montañas de Gernika escuchando a lo largo de mi vida el trayecto de los cazas nazis y casi visionando la terrible hilera de humo y muerte que surgió u aciago día tras estos montes.Pero al contrario que tu abuela, las mias, ambas, tanto la materna como la paterna sí hablaron de politica y odiaron a Franco de por vida.Le odiaron porque trajo ,como decian ellas, la guerra y el odio entre vecinos, la desconfianza, el miedo y la miseria.Ninguna gozó en vida la pensión de viudedad por ser esposas de "rojos" y tuvieron que sobrevivir siendo madre y padre, ambas, de familia numerosa.Mi abuela materna ,cuando el gobierno de Suarez "indemnizó" a las viudas de guerra,rechazo en el mismisimo ministerio esa limosna que como bien dijo ella, no pagaba cuarenta años de penuria, de miedo, de rechazo y de lucha.La materna ( esta era brava como pocas)nos inculcó el rechazo absoluto a la dictadura y a cualquier politico que abogara por ello.Y una tia abuela mia, que vivia en Madrid, coincidio con el generalísimo Franco en el hospital, cuando ambos estaban en fase terminal, pero mi tia con una lucidez increible, todos los días preguntaba si se habia muerto el dictador.Cuando le respondieron que si , solamente respondió: "ahora me puedo morir tranquila, sabiendo que me lo llevo por delante".

Mil besos

 
At 26/6/09 11:54 p. m., Blogger EL BUSCADOR DE ... said...

Que historia más interesante, ¿cuantas habrá olvidadas? en esos familiares anónimos que se perdieron en alguna trinchera o algún paredón.

 
At 27/6/09 2:36 a. m., Blogger FLACA said...

Volví a leer nuevamente. Puedo imaginar el temple de tu madre. Estoy segura de que sería una mujer profunda e interesante.Capaz de resistir estoica y dignamente todas las adversidades.
Leyendo tu relato puedo comccccccccprender algunos de tus rasgos y esa fuerza tuya para caminar dulcemente por la adversidad cuando se te da.
Un beso.

 
At 27/6/09 9:11 a. m., Blogger mangeles said...

Mira lo que dice Morisot, por mi blog.

Besos de finde

 
At 27/6/09 9:03 p. m., Blogger Nómada planetario said...

Una gran historia la que nos relatas, la contienda civil desarmó tantas vidas...
Saludos de un sur playero

 
At 28/6/09 2:14 a. m., Blogger Gatadeangora said...

Hola guapa. Me encanta saber cosas de tu familia. Fueron malos tiempos.

Espero que descanses en tus vacaciones y que tanto la de los ojos y tu lo paseis estupendamente y volvais como nuevas.

Besitos para las dos

 
At 29/6/09 11:24 a. m., Blogger mia said...

Amiga...

Me has conmovido entera!

Tenemos historias que se asemejan

Francia...Paris...vascos que se van

que vuelven y se encuentran

y las guerras y todo lo que en ellas se pierde...

Varios escalofríos llevo en estos días

tan veraniegos,y éste te lo debo!

Como un rayo recorre nuestros pasados...

Ricos,no tan distantes y sin embargo

tan remotos cuando evocamos...

Gracias por recopilar tan bellamente,

dibujas así el amor permanente!

besos

 
At 29/6/09 5:42 p. m., Blogger Mary said...

Hola Pizarr, que intensa y profunda historia, la realidad supera a las novelas en muchas ocasiones, se me quedò grabada en la imaginaciòn esa niña menuda casi escondida que llamò la atenciòn de esa Señora entre tantos niños, el destino... siempre el destino...
Un beso...

 
At 30/6/09 9:43 a. m., Blogger Conciencia Personal said...

Es una narración llena de matices, de amores profundo, que siempre dejan huella para ser más fuerte, tienes ángel para ser contadora de cuentos reales....Me encanta que llames a tu mamá "ama"

Un beso amiga. Monique.

 
At 30/6/09 11:04 p. m., Blogger Cecy said...

Me he quedado conmovida Pizarr, ademas siempre tuve ganas de saber de tu ama, por los comentarios que me has dejado, y realmente hoy me encuentro con algo triste pero verdaderamente especial.
Gracias por compartirlo.

Besos.
:)

 
At 1/7/09 6:33 p. m., Blogger Jorge Arce said...

Me gusta mucho regresar a leerte. Lo que escribes siempre, cada ves de una forma diferente, me asombra. Un abrazo y gracias por estar pendiente.

 
At 2/7/09 12:55 a. m., Blogger sergio astorga said...

Pizarr, conmovido estoy y si algo te pudiera pedir, sería que no abandonaras esta riqueza y pudiras escribir todas estas historias, como cónicas o como novela o como quieras. Sé que tienes mucho ajetreo en tu trabajo, pero no dejes en el olvido tanto tesoro.
Un bune abrazo para las dos.
Sergio Astorga

 
At 8/7/09 6:09 p. m., Blogger JL Martínez Hens said...

Que maravillosa historia. La realidad puede superar a la ficción. Y que suerte de poder disfrutar de una persona así. Un placer leerte por primera vez.

 
At 9/7/09 6:26 p. m., Blogger Luis y Mª Jesús said...

se me ha hecho muy corta...asi que la he leido dos veces....

 
At 13/7/09 6:11 a. m., Blogger caramelo (franca celi) said...

Querida Pizarr, me ha conmovido no sólo por que en tu familia vivieron esas separaciones dolorosas o por cómo se dibujó el camino y la vida de ustedes con los años, sino por toda esa emoción con que relatas y la ternura con que hablas de tu madre.

Gracias por la confianza para traernos este pasaje de tu historia familiar..

Un beso,

 
At 14/7/09 10:13 p. m., Blogger Luna Azul said...

Maravillosa historia y con un final feliz. Gracias por compartirla y desde aquí mi recuerdo a tantos niños de la guerra que ya no pudieron volver o cuando lo hicieron eran extraños en su propio país.
Quizás algún día cuente una historia de esas con final no tan feliz.
Un beso muy fuerte Pizarr

 
At 6/3/11 6:56 p. m., Blogger ORMAKI said...

Hola Pizaar¡¡¡
buscando fotos del buque Habana, he visto tu blog, y no veas lo que me ha conmovido¡¡ mi madre y mis tios fueron en ese barco hasta Belgica, mi ama me ha pasado una libreta porque quiere que escriba su historia para sus hijos, pero sobretodo para todos sus nietos y futuras generaciones. Lo estoy escribiendo y estoy llorando a lagrima viva, como pueden hacer esto con los niños¡¡¡ y suerte que tuvo que a sus otros dos hermanos tambien los llevaron a Belgica, por lo visto en Ghetary los separaron y 2900 fueron para Rusia y vete a saber que ha sido de ellos.. Mi ama,al principio pasó por un calvario de 4 familias distintas hasta que encontró una familia modesta pero que le supo dar el calor y el amor que ella necesitaba...si quieres puedes escribirme a: ormaki@terra.es

un abrazo muy fuerte¡¡¡

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>