EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

01 octubre 2007


HISTORIA DE UNA MUJER




Ilustración de Luis Royo





Música de Missa Johnouchi

Show Forest


Siempre fue una mujer tímida y recatada en lo exterior, pero tremendamente sensual y apasionada en sus adentros.

Con el tiempo se convirtió, sin saber el motivo, en un hermoso “objeto” de deseo.

Intuía que había algo en ella que gustaba a los hombres, a pesar de que su timidez le impedía acostumbrarse a las atenciones y los continuos piropos que hombres de toda edad y condición le regalaban.

Cuando creció mas en madurez que en edad, comprendió el porqué de su atractivo para ellos… su eterna cara de niña y su dulce ternura vital.

A pesar de ello, supo administrar su vida sentimental a su antojo. Ella decidió siempre… con quien… cuanto tiempo… hasta donde…

Existía en su interior una especie de resorte que se disparaba cuando la intensidad de sus sentimientos amenazaba con convertirlos en crónicos… jamás permitía que un sentimiento la dominase o la apartase del camino previamente marcado.

Por encima de todo debía de primar la consecución de sus metas académicas y profesionales y cuantas personas o sentimientos ella intuía podían alejarle de dicho camino, eran apartadas de su vida.

En el fondo, con el tiempo comprendió que quizás lo único que tenía era miedo. Miedo a sufrir si en su entrega no era debidamente correspondida. Miedo a descubrir que quizás nadie fuese capaz de darle lo que necesitaba. Miedo a constatar que nunca iban a entender su especial forma de comprender la vida y las relaciones humanas, su peculiar manera de querer, de quererse y de ser querida.

O quizás, simplemente lo que ocurrió fue que aquellas personas que se habían cruzado en su vida, no eran las adecuadas para compartir con ella sus sueños. Porque cuando de pronto se cruzó alguien en su camino que puso su vida del revés, nada ni nadie pudo separarle de él.

Ocurrió que estando en la universidad alguien se enamoró perdidamente de ella y sin saberlo, durante casi dos años, ese alguien movió los hilos del destino, de manera que aquel 11 de febrero en la fiesta del paso del Ecuador, por fin sus vidas se cruzaron.

No volvieron a separarse durante los próximos 10 años.

Sus vidas a pesar de ser dos eran una, vivían, soñaban, viajaban, pensaban juntos… como una sola persona. Incluso se alejaron de su tierra y de sus familias para poder vivir su amor intensamente en soledad.

De pronto, al término de aquellos 10 años algo cambió… ella no supo reconocer los síntomas de la enfermedad que día a día devoraba lo que había sido su mundo y su vida…

En medio de esa confusión, ocurrió algo que de nuevo puso ese mundo suyo del revés… Nació su única hija.

En ese preciso momento, recobró aquella fuerza primera y luchó con uñas y dientes para hacer de la vida de su hija una vida feliz. Nuevamente intentó apartar de su camino cuanto impedía que aquel plan pudiese llevarse a cabo.

Sin embargo, aquella enfermedad que devoraba su mundo, lejos de desaparecer amenazaba con convertirse en crónica. Un buen día descubrió que el virus tenía nombre de mujer-amiga y por ello, un 7 de enero, tras pasar los días previos en la nieve, como si de una familia feliz se tratara, haciendo fotos y muñecos de nieve, a los que no les faltó la nariz-zanahoria, los ojos-rodaja de pepinillo, la bufanda y el gorrito de lana de colores…. sus vidas se separaron definitivamente.

Durante 7 años vivió en un mundo en el que no cabía nada ni nadie más que su hija, ella y su trabajo que les permitía vivir como habían soñado. Pintaban, dibujaban, escribían, leían, viajaban juntas, acudían a conciertos, exposiciones, ballet…

Consiguió una existencia absolutamente feliz. Consiguió erradicar la enfermedad que había devorado los últimos años de su matrimonio. Consiguió que su hija adorara a su padre. Consiguió no odiarle y seguir adelante.

Cuando todo parecía perfecto, cuando las piezas del puzzle de su vida, estaban de nuevo absolutamente ensambladas, una nueva enfermedad amenazó su mundo. Los remordimientos de quien tanto daño le había hecho en el pasado, los celos, la constatación por parte de él, de que la que había sido su mujer era una mujer independiente, el afán de posesión, la hombría mal entendida y un largo etc… convirtieron la tranquila existencia de aquella mujer en una pesadilla.

Aquel odio que en un primer momento ella consiguió impedir que se instalase en su vida, amenazaba de pronto con hacer acto de presencia por la puerta grande ya que ni siquiera la distancia espacial que separaba ambas formas de vida conseguía evitar los acosos, las llamadas, las amenazas, los continuos despropósitos… que ella siempre intentaba por todos los medios esconder a su hija.

Después, como si las fuerzas de la naturaleza se hubiesen aliado en su contra, llegó la auténtica enfermedad, esta vez se trataba de la enfermedad del cuerpo, no del alma. Una brutal enfermedad que durante casi 3 años asoló sus vidas, la de su hija, protagonista de la misma y la suya propia.

Fue en medio de esa vorágine que el destino les había preparado a ambas cuando de pronto un día,
decidió perder el miedo a desear y deseó ser deseada de nuevo.

Desde hacía casi 9 años, los hombres para ella, eran solo clientes de su despacho, ni una mínima concesión a ninguno de ellos, ni un solo roce, ni una caricia, ni un beso, nada… nada en 9 años.

No buscó el amor, tan solo cuando estuvo preparada, el amor la encontró a ella. La encontraron 3 maravillas personas, a lo largo de casi dos años, a las cuales no pudo dar lo que necesitaban, porque aquel no era su momento vital para establecer una relación estable, tan solo necesitaba querer y ser querida, sin ataduras, sin compromisos y a ellos los quiso demasiado como para engañarlos.

Y así fue como en cada nueva cita, expulsaba de su vida los años de deseos estancados.

Y así fue como cada noche de confesiones, confidencias y susurros atrasados le devolvía la confianza perdida en los hombres y en si misma.

Y así fue como cada encuentro apasionado, se convirtió en la más eficaz de las medicinas, no solo para su cuerpo, sino también para su herida alma.

Esta vez no los alejó de su vida por los motivos que en el pasado le llevaban a alejarse de todo aquel que se entregaba a ella sin condiciones.

Esta vez los alejó de su vida porque los llegó a querer lo suficiente como para comprender que no sería justo para ellos encadenarlos al problemático ciclo vital que atravesaba en esos momentos.

Y porque decidió que si volvía de nuevo a vivir un amor, debería de ser absolutamente distinto, diferente, especial en el fondo y en la forma y para ello debería de ser libre y de momento eso no era posible.

Y así fue como aquellos trenes pasaron de largo, aunque a veces, de vez en cuando, alguna de las locomotoras vuelve a la estación por si ella decide subir de nuevo. Pero hoy por hoy, ese viaje es imposible.

Etiquetas:

16 Comments:

At 1/10/07 3:07 p. m., Blogger Madame Vaudeville said...

Me ha dado penita y llenado de ternura, querdia pizarr. Hay que disfrutar de la vida cuando se puede, reir, amar y jugar con toda la enrgía del mundo.
Besos vitales, linda.

 
At 1/10/07 6:46 p. m., Blogger PIZARR said...

Tranquila Madame que la protagonista de mi historia, es una mujer llena de vida y de ganas de jugar, reir y ante todo SOÑAR.

UN BESO DESDE MI MUNDO

 
At 3/10/07 3:07 a. m., Blogger Genín said...

¿Sabes que llevo dias queriendo escribir en tu anterior post y no he podido?
Salia la ventana esta, se quedaba en blanco y no me permitia acceder. La última vez que lo intenté fué ayer.
Bueno, te apetecia desnudar a esa mujer ¿Eh?...jajajaja
Pues yo que ella, si que encuanto la locomotora llegara a la estación, me subiria a un coche cama y saldria sin mirar atrás ni adelante, solo viajar, con el, con ellos. Si, eso haria yo...jejeje
Un beso gordo y...salud, Genín

 
At 3/10/07 7:53 p. m., Blogger Tanhäuser said...

Ufff, absolutamente desgarrador.
Supongo que la protagonista de esa historia tiene miedo de perder el control de su viaje, aunque a veces, quién sabe, se encuentra a aquel viajero de verdad que disfruta dejándose llevar y respeta todo cuanto visita.

Precioso, de verdad.

Abrazos admirados.

 
At 4/10/07 12:00 a. m., Anonymous Anónimo said...

Tú mujer de la historia,tiene razón,primero se tiene que encontrar ella, así misma,libre,y dispuesta a entregarse sin condiciones,mientras no sea así,mejor esperar..y siempre esperar lo mejor...y cuando esté preparada se subirá al tren sin mirar atrás.Gata

 
At 4/10/07 12:12 a. m., Blogger PIZARR said...

Geninchi amigo, creo que los consejos que le das a la prota de mi historia, son viscerales, eso está bien, a veces hay que dejar que mande el corazón.

Gatita, tus consejos para nuestra prota, son más sensatos que los de Genin.

Todos son válidos...

Tanhauser gracias por tu comentario y espero que superes tu dolor poco a poco.

UN BESO A TODOS

 
At 4/10/07 7:35 p. m., Anonymous itoitz said...

Simplemente ANIMO, para la protagonista de tu historia.
Mil abrazos, besos y mas animo.
Un saludo preciosa.

 
At 5/10/07 5:14 p. m., Anonymous Airblue said...

Pues yo creo que la vida está llena de riesgos. Dicen que todos tenemos algo de niños y algo de locos.......lo difícil es equilibrar la balanza y saber acelerar y frenar a tiempo. Quizá la protagonista de esta historia tan bien relatada tenga ese dilema y a veces aunque se acelere su corazón, su mente frena en seco.

Un beso Pizzi.

 
At 5/10/07 5:51 p. m., Blogger Nausicaa said...

Una historia de las buenas, una mujer de las buenas :)

La vida cambia, se estabiliza, nos asusta y nos vuelve locos. Cada cosa a su tiempo.

Un beso preciosa

 
At 5/10/07 6:38 p. m., Blogger PIZARR said...

Aunque las circunstancias de la vida a menudo nos hagan ser tremendamente sensatos en nuestras decisiones, también es preciso dejarse llevar de vez en cuando por el corazón, porque de lo contrario éste puede secarse.

En definitiva TRANSGREDIR, DEJARSE LLEVAR, PERMITIRSE ERRAR...como no hace mucho decía...claro está que en momentos puntuales y no a tiempo completo.

Itoitz encantada con tu vuelta de Barna. Te devuelvo esos abrazos.

Air, que me lo digan a mí si la vida está llena de riesgos. Mi vida parece como la de la protagonista de mi historia... una montaña rusa. Un beso muy grande.

Nausica, de no ser así, no sería VIVIR, sería vegetar. Otro beso.

 
At 6/10/07 12:33 a. m., Anonymous intenso misterio said...

Que pena que hoy en día tanta gente confunda el miedo al compromiso con la independencia o como se la quiera llamar. Y cuando por fin encuentran a alguien, su propia baja autoestima, por la que inconscientemente creen que no tienen derecho a existir, a tener éxito en lo que se propongan, a ser felices, les lleva a autosabotearse y a sabotear la relación; cuando no es esa baja autoestima la que les lleva a fijarse en alguien inadecuado una y otra vez, y luego, cuando las cosas no funcionan, culpan de ello a los demás.

Una prueba más de lo inadecuado de la sociedad en la que vivimos, que promueve cada vez más seres psicológicamente indefensos.

No me gustó el relato. ¿Se notó? :p

Paz y Amor creativo del de verdad y no del de esa pseudoheroina necesitada de terapia

 
At 6/10/07 1:26 a. m., Blogger PIZARR said...

Intenso Misterioso efectivamente se notó que el relato no te ha gustado, pero lo más positivo de tu comentario para mí es el hecho de verificar una vez más, cómo una misma situación, un mismo hecho, puede tener lecturas tan distintas en unas u otras personas.

Está claro que lo que percibimos respecto a lo que nos rodea, lo hacemos a través de nuestro propio prisma, no del de la persona que lo está viviendo.

Te aseguro que mi protagonista está muy lejos de sentir nada similar a " baja autoestima" y mucho menos a " autosabotear" su felicidad, si no es por un bien superior al suyo propio.

Por otro lado pienso que una de las mayores pruebas de amor que puede existir, es la de la renuncia. Cuando con esa renuncia se pretende ese bien superior.

UN CORDIAL SALUDO DESDE BILBO

 
At 7/10/07 11:12 a. m., Blogger Kretamaris said...

Afortunadamente mientras no se esté en una vía muerta, los trenes pasan sin cesar. Lo importante para coger el adecuado es elegir bien el destino y sobre todo el horario...así... viajar es un placer.
Besitos.

 
At 9/10/07 2:20 a. m., Blogger Runa said...

Muchas veces lo más difícil, lo más arriesgado, lo más valiente, es ser capaz de tomar una decisión.

Los motivos... se quedan en lo personal, privado e intransferible.

Mis respetos a la protagonista y mi abrazo a la escritora.

 
At 13/10/07 12:20 a. m., Blogger PIZARR said...

Kreta... Runa ... un fuerte abrazo a las dos, aunque apareceis poquito, me gusta saber que andais por estos mundos.

BESITOS

 
At 14/8/09 3:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

FERNANDO DUARTE
fher91@live.com
Se que tendras la respuesta correcta, por eso no preguntare y tampoco are una critica..en cambio dire lo que opino.
Es peligroso dejar que las locomotoras pasen a nuestra orilla y nos inviten a viajar por la vida y no hacerlo, un dia las locomotoras dejaran de arribar a nuestra estacion y corremos el riesgo de quedar a un lado del camino sin conocer otros paisajes hermosos.
total al final. la vida es un viaje de ida y un sueno vivirla.
Besos
fernando duarte
Desde nicaragua

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

>